irekia

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha anunciado un programa de medidas dotadas de 400 millones de euros para hacer frente a la crisis energética provocada por la invasión rusa de Ucrania, en el que se incluye una nueva deflactación del IRPF, que se suma al paquete ya aprobado en abril con una financiación de 200 millones.

El lehendakari ha adelantado esta decisión en el Pleno de Política General del Parlamento Vasco, que si el pasado año estuvo marcado por la pandemia, en este ejercicio se desarrolla en un escenario de crisis global y aumento de la inflación y de los precios energéticos que genera «intranquilidad, incertidumbre e inseguridad» en las familias vascas.

Urkullu ha hecho un repaso de las actuaciones y programas que su gobierno ha puesto en marcha para abordar esta situación y «no dejar a nadie atrás», y ha adelantado otros nuevos, entre los que destacan los centrados en tratar de aliviar el impacto de la crisis energética en los hogares y en las empresas.

En este sentido, ha puesto sobre la mesa un nuevo paquete de medidas, el Programa Hitzartuz, que en colaboración con el resto de instituciones vascas se dotará de 400 millones y se dirigirá a reforzar el apoyo a los colectivos con mayores dificultades y a cubrir sus necesidades básicas, así como a compensar la pérdida de poder adquisitivo a la ciudadanía.

Irá dirigido también a apoyar al tejido empresarial, de manera que se facilite el acceso al crédito a aquellas empresas viables que estén atravesando una coyuntura complicada.

Urkullu ha explicado que este programa, que se presentará en octubre tras la próxima reunión del Consejo Vasco de Finanzas, se financiará con recursos presupuestarios propios, fondos extraordinarios provenientes del recargo a empresas energéticas y financieras y fondos europeos para la financiación de las medidas energéticas.

En concreto, a través de este plan se incrementarán un 10 % las Ayudas de Emergencia Social (AES) y se reducirá el coste de los suministros de gas en las viviendas sociales con instalaciones centralizadas.

Asimismo, contempla el aumento del límite de ingresos para el acceso a vivienda social, ayudas para el sector de la alimentación que ayuden a mitigar el impacto de la inflación en la ciudadanía, y también subvenciones en el área de la eficiencia energética.

En materia de fiscalidad, ha anunciado una nueva deflactación del IRPF, que se suma a la ya aprobada del 4 %, que se analizará en el Órgano de Coordinación Tributaria y que entraría en vigor el 1 de enero de 2023 con objeto de atenuar la inflación subyacente prevista.

De cara a aliviar la situación de las empresas, se prevé una línea de crédito especial para industrias intensivas en energía, pymes y autónomos, como refuerzo a las medidas planteadas en el Plan de Contingencia Energética de Euskadi. Se reforzará también el programa de ayudas para incentivar el ahorro y autoconsumo a través de la generación de energías renovables en empresas, pymes, autónomas y polígonos industriales.

El lehendakari ha enumerado las actuaciones contempladas en «La estrategia propia de Euskadi», agrupadas en cinco grandes campos: la cohesión social; el empleo la industria y el crecimiento sostenibles; el cambio climático; el reto demográfico y la juventud; y promoción internacional de Euskadi-Basque Coutry.

Urkullu ha detallado las prioridades en estas áreas y ha destacado los programas de apoyo a pymes que contarán con 630 millones de euros a través de distintas convocatorias ya operativas en el País Vasco, así como las OPE previstas para la estabilización y la ampliación de la plantilla de Osakidetza con el objetivo de que la temporalidad pase del 40 al 7 % y el refuerzo de la Atención Primaria con la consolidación de 358 plazas de médicos de familia y personal sanitaria.

Ha anunciado la aprobación de distintos planes como el Plan de Inclusión Social 2025, el Plan Social por la Vivienda 2026, el Plan de Salud 2029, así como de la Estrategia Vasca de la Emancipación y del Plan de Atención Educativa para el Alumnado de Altas Capacidades, entre otros.

El lehendakari ha insistido en que su gobierno ha asumido su responsabilidad «desde el primer día», aunque ha reconocido que varios de los retos de país recogidos en su programa presentan una situación menos favorable a ser alcanzados: el aumento de la esperanza de vida por la pandemia; el incremento de la tasa de natalidad; lograr que las energías renovables representen el 20 % del consumo final de energía.

En este sentido, ha apostado por acelerar la transición energética y ha considerado «prioritario y de máxima urgencia» que los grupos de la Cámara acuerden acciones relevantes en esta materia, de cara a «intensificar infraestructuras que aceleren la generación» de estas energías.

El pleno se reanudará a las 14.30 horas con la intervención de los grupos en respuesta a las palabras del lehendakari, quien a su vez tendrá la oportunidad de replicar a los partidos.

Invita a negociar los presupuestos como «un gran acuerdo de país»

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha invitado a los grupos parlamentarios a alcanzar cinco «grandes acuerdos de país»: los presupuestos para 2023, el plan para reforzar la Atención Primaria, el pacto educativo, la estrategia para el reto demográfico y la juventud, y el pacto energético.

«Una gobernanza colaborativa es indispensable en el contexto actual», ha dicho Urkullu en el pleno de Política General que este jueves abre el curso parlamentario en Euskadi.

Ha anunciado que las cuentas del año que viene se centrarán en el refuerzo de las políticas sociales, sobre todo, salud, educación y protección social; en el empleo y la reactivación económica; en la inversión pública, y en la inversión en investigación, desarrollo e innovación.

En este momento «trascendental», ha defendido el lehendakari, tanto los presupuestos de 2023 como de 2024 «deben ser planteados como un gran acuerdo de país».

«Vamos a mantener un proceso de negociación abierto con todos los grupos parlamentarios y podremos todo nuestro empeño en conseguir el máximo acuerdo posible», ha dicho desde la tribuna, al tiempo que ha anunciado que su Gobierno buscará «consensos y acuerdos más allá de los que exige la aritmética parlamentaria» en torno a los once proyectos de ley actualmente en elaboración.

Ha planteado además otros cuatro acuerdos de país, además del relativo a los presupuestos, «para afrontar un contexto histórico, internacional, económico y social extraordinario y sin precedentes» que sirvan además para «revertir la desafección y distancia política e institucional».

Ha invitado por tanto a ponerse de acuerdo sobre Atención primaria, reto demográfico y juventud, y energía: «Estos cinco acuerdos representan un reto y nos ofrecen un oportunidad para avanzar en la buena dirección», ha señalado.

En esta legislatura, ha expuesto el lehendakari, «han sido más los acuerdos que nos han acercado que los desacuerdos» y es el momento de «ofrecer una oportunidad a la política de los acuerdos de país».

Pide una comisión permanente con Gobierno para culminar el Estatuto

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha reclamado este jueves una comisión permanente entre el Gobierno Vasco y el central para «garantizar el cumplimiento del Estatuto de Gernika en su integridad».

En el pleno de Política General que este jueves inaugura el curso parlamentario en Euskadi, Urkullu ha lamentado que 43 años después de su aprobación el Estatuto vasco es el único de todas las comunidades autónomas que no ha sido «actualizado» y tampoco se ha completado pese a ser «una ley orgánica que desarrolla directamente la Constitución».

Ha criticado que «en la práctica» las políticas vascas «están permanentemente pendientes de poder ser invadidas por una ley o un reglamento del Estado» porque en este tiempo el Gobierno ha aprobado decretos ley y tomado decisiones en Conferencias Sectoriales sin tener en cuenta la «realidad plurinacional».

«Me resulta preocupante que una parte se autoatribuya el papel de único intérprete del derecho y de dilucidar si procede o no y cuándo» cada transferencia, ha expuesto Urkullu, que ha llamado a «desterrar la tentación de la unilateralidad y buscar acuerdos bilaterales» para culminar el Estatuto y así poner fin a años de «estancamiento».

En este sentido el lehendakari ha reclamado el cumplimiento del calendario para traspasar las conferencias pendientes que ambos ejecutivos pactaron en 2020 y como «prueba de confianza» ha pedido materializar «tres impulsos políticos».

Uno de ellos es la convocatoria de una comisión permanente entre los dos gobiernos para fijar las «las formas y fundamentos» de cada transferencia pendiente. «Estamos abocados a negociar y acordar» y es necesario también establecer un «sistema de garantías» para que se cumpla lo pactado, ha subrayado.

Urkullu ha pedido además que se culmine «de forma inmediata la negociación abierta de la transferencia en materia de ferrocarriles» y que también de manera «inmediata» se creen grupos de trabajo bilaterales para negociar las cinco competencias remitidas por el Gobierno Vasco: meteorología, fondo de protección de la cinematografía, ordenación del litoral, migración y salvamento marítimo.

«Nos encontramos en un punto de inflexión» y por ello es el momento no solo de «consolidar el autogobierno reconocido», sino también de «actualizar, profundizar y expandirlo», así como «evitar tentaciones recentralizadoras a través de legislación invasiva».

Urkullu ha demandado, como otro medio para reforzar el autogobierno, la participación de las instituciones vascas en «foros de decisión y en los organismos europeos e internacionales» para acciones que vayan a desarrollarse en ámbitos competenciales de Euskadi.

Ha defendido una Europa «entendida como unión de los pueblos que la componen, asentada en el principio de subsidiariedad y con una gobernanza multinivel» que dé «un espacio a los pueblos, naciones, sociedades y gobiernos» que hay en su seno.

El lehendakari ha abogado también por construir una Europa «fuerte, más integrada» y ha apelado a una «refundación» de la UE para que sea «un actor relevante» en el actual momento de «crisis e incertidumbre».

Ese cambio debe incluir, a su juicio, «un nuevo esquema de relación con los países vecinos» y una «revisión de su gobernanza» para determinar «qué decisiones deben adoptarse por unanimidad y cuáles por mayoría cualificada». Se ha mostrado además partidario de «crear un espacio de defensa común».

Urkullu propone un pacto de rentas referenciado a la inflación subyacente

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha defendido la consecución de un pacto de rentas en todo el Estado para hacer frente a las consecuencias del fuerte incremento de los precios y ha propuesto que los acuerdos que se puedan alcanzar tengan un carácter plurianual y que se basen en el «componente menos volátil de la inflación, la subyacente».

Urkullu, en su turno de réplica en el pleno de Política General con el que el Parlamento Vasco abre el nuevo curso político en Euskadi, se ha vuelto a referir a la delicada situación económica mundial y a la posibilidad de que algunas economías entren en recesión este año o el próximo.

Ha dicho que el tejido empresarial y social vasco está «bien preparado para afrontar el embate» y que pese a esta coyuntura general la economía vasca podría crecer el próximo año por encima del 1,8 %, incluso del 2 % gracias al «impulso» de los fondos europeos.

Uno de los grandes problemas, ha recordado, es la fuerte inflación que «afecta directamente a familias y empresas» y que, además, «tensiona la negociación colectiva».

Por ello, ha considerado un objetivo «loable» la propuesta hecha en el Congreso por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado mes de marzo de alcanzar un pacto de rentas, un acuerdo que, en todo caso, debería respetar lo ya decidido en torno a la subida de las pensiones y de los salarios más bajos, a juicio de Urkullu.

«Sería deseable que todos los agentes, fundamentalmente las empresas y los hogares, junto con la administración pública, seamos conscientes de la situación y acordemos un reparto de los beneficios y pérdidas para evitar un proceso de retroalimentación» mutuo, ha dicho.

Urkullu ha apuntado que ese pacto debería ser «equitativo», en el que los costes se repartieran entre todos los agentes implicados, ya que «ninguno de los dos extremos sería deseable».

«Si las empresas blindaran completamente sus márgenes la reducción del poder de compra de los hogares se traduciría en una menor demanda para la producción de las propias empresas», y si los trabajadores referenciaran al 100 % sus salarios con la inflación «se correría el peligro de que las empresas no pudieran generar recursos suficientes para su supervivencia», ha recalcado.

Además, ese pacto debería estar «adaptado» a las «asimetrías» porque hay «diferencias importantes entre empresas y sectores, y también hay segmentos de los hogares que se van a ver más afectados por el encarecimiento de la energía».

Ha insistido en la bondad de que los acuerdos tengan un carácter plurianual y se basen en la inflación subyacente, que en España se sitúa en el 6,4 % y en Euskadi en dos décimas menos, porque eso «mejoraría el margen de maniobra para la negociación y daría certidumbre a los hogares y empresas para sus decisiones de gasto e inversión».

Urkullu ha concluido que esta es una propuesta que hace para su «análisis en el conjunto del Estado». EFE



4 Comentarios

  1. Se nota que va a haber elecciones. Mientras sigáis gobernando con buenistas, PODEMES y BILDUTARRAS, mi voto al menos no lo tendréis.
    Europa Fuerte e Integrada, decís y mientras tanto abogáis por una España separada y desmembrada. Si esto no es incoherencia que baje Dios y me lo diga.
    He sido votante vuestro por la seriedad que demostrabais. Ahora sólo veo en vosotros un partido interesado en recoger las nueces que los ETARRAS se encargaron de tirar.
    Traedlos a todos a su casita, eso sí. Hacedles el camino más fácil para que puedan volver a reunirse y planear sus fiestas de cumpleaños juntitos.

  2. y se saca de la chistera 400 millones de euros ……TOMA YA!!!! ¿Dónde los tenías?…….. y no los podía haber invertido antes en oposiciones de médicos para tener una mejor OSAKIDETZA……
    Estos del pnv son como el tío rico herdero que va repartiendo dinerito según la rían las gracias……YA VALE…..

Dejar respuesta