(EFE).- Un 32 % de las empresas vascas cree que este año tendrá que hacer recortes en sus plantillas a pesar de que un 56 % de los empresarios de Euskadi considera que su facturación crecerá en los próximos meses, según un estudio de la consultora KPMG en colaboración con la CEOE.

El informe sobre las perspectivas empresariales efectuado tras una encuesta a 1.400 empresarios y directivos de más de 25 sectores de todas las comunidades autónomas entre noviembre de 2020 y el pasado mes de enero revela que un 46 % de los consultados en Euskadi piensa que la economía vasca irá a mejor en 2021.

Sin embargo, solo una cuarta parte de las empresas (26 %) considera que este año volverá a los niveles de facturación previos a la pandemia. Un 38 % retrasa esa fecha hasta 2022 o incluso más tarde.

Sobre el futuro de las plantillas, un 40 % de los encuestados espera mantener sus actuales empleados, un 32 % cree que tendrá que hacer recortes y el 27 % augura que aumentará el número de trabajadores con que cuenta ahora.

En el apartado de la internacionalización, el 28 % de las compañías vascas dicen que incrementarán su presencia en otros mercados, especialmente en Estados Unidos, Oriente Medio, China y Francia.

En 2020, la pandemia obligó a las compañías a redefinir sus planes de negocio, lo que en ocasiones obligó a aplicar ajustes que, en el caso del empresariado vasco, afectaron principalmente a los costes de producción (el 56 % de los encuestados redujeron sus partidas en este apartado), plantilla (53 %) e inversiones (49 %).

En los próximos doce meses, las reestructuraciones operativas y las alianzas seguirán siendo relevantes en las estrategias de las compañías vascas, que se centrarán en solicitar fondos del Plan Europeo de Recuperación.

A lo largo de 2021, la mejora de procesos y la digitalización serán las prioridades estratégicas para una buena parte de los directivos de Euskadi (59 % en ambos casos), seguidas por el desarrollo de nuevos productos y servicios.

El 53 % de los encuestados asegura que invertirá en herramientas tecnológicas y un 49 % en innovación.

Después de un año en el que el nivel de consumo de los hogares se ha reducido como consecuencia del impacto de la pandemia, el riesgo de falta de demanda preocupa al 78 % de los encuestados.

Por ello, un 58 % de los directivos vascos pide ventajas fiscales a la innovación y un 49 % una disminución de la presión fiscal. EFE


Compartir

Dejar respuesta