Un hombre de 39 años ha sido detenido en Vitoria en posesión de seis teléfonos móviles valorados en algo más de 6.000 euros, de los cuales tres habían sido comprados con documentación a nombre de otra persona, por lo que está acusado de un delito de estafa.

Los hechos ocurrieron el viernes después de que el hombre tratara de enviar a través de una empresa de mensajería seis teléfonos sin desprecintar de la marca Apple.

Cuando los responsables del establecimiento le preguntaron por la procedencia de los móviles y el hombre se mostró nervioso y abandonó apresuradamente el lugar en un taxi.

Pocos minutos después fue interceptado por agentes de la Policía Nacional de Vitoria, que también quisieron aclarar el origen de los teléfonos. El hombre, natural de Guinea Ecuatorial, no pudo dar una respuesta adecuada y fue trasladado a comisaría para esclarecer los hechos.

Ya en dependencias policiales los investigadores comprobaron que tres de los terminales habían sido adquiridos ese mismo día en un establecimiento de electrónica de la ciudad con una tarjeta de crédito a nombre de otra persona.

Por este motivo y aunque no se ha podido determinar el origen de los otros tres móviles, el sospechoso fue arrestado acusado de un delito de estafa.

Pruebas escondidas bajo las plantillas

Los agentes descubrieron además que bajo la plantilla de una de sus zapatillas el sospechoso llevaba ocultos varios documentos de identidad y tarjetas de pago a nombre de terceros, con líneas de crédito de hasta 3.000 euros, así como numerosa documentación con datos de filiación de otras personas.

Los investigadores sospechan que el detenido usa documentos de identidad falsificados o robados para contratar tarjetas bancarias y obtener créditos a nombre de otros ciudadanos para hacer diversas compras sin que estos sean conocedores de ello, por lo que también podría ser acusado de un delito de usurpación de identidad.


Compartir

Dejar respuesta