piras colegios vitoria

Las fiestas de La Blanca de Vitoria han finalizado con varios «puntos negros»: seis pinchazos, dos agresiones homófobas y una denuncia por tocamientos no consentidos a unas menores esta pasada noche que se ha saldado con tres detenidos.

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha hecho este miércoles balance de las fiestas que han terminado esta madrugada con la subida del Celedón.

Urtaran ha afirmado que está muy «orgulloso» de Vitoria aunque ha reconocido que también ha habido «puntos negros».

Ha detallado en este sentido que durante todas las fiestas, que arrancaron el pasado 4 de agosto, se han registrado 6 pinchazos a mujeres, el último esta misma madrugada.

En cinco de ellos no se han detectado sustancias químicas, y están a la espera de conocer el resultado de los análisis del último caso. Ha insistido en que todos ellos son ataques machistas que hay que condenar y ha opinado que es un acierto que se puedan tipificar como delitos de odio.

Además, en las últimas horas también ha habido una denuncia por tocamientos no consentidos a menores y la Policía Local ha detenido ya por estos hechos a tres personas acusadas de agresión sexual, como se tipifica ahora este delito. Urtaran ha dicho que espera que estas conductas tengan una «respuesta contundente».

Hay que ser contundentes contra estos «machitos depredadores» que «son muy pocos pero vienen a aguarnos las fiestas», ha recalcado.

A estos hechos hay que sumar las dos agresiones homófobas conocidas ayer en el casco viejo y en la zona de las txosnas.

Se han presentado además 3 denuncias por los 6 pinchazos registrados, todas ellas ante la Ertzaintza. Además ha habido 3 denuncias por delitos contra la libertad sexual.



8 Comentarios

  1. Desde julio los medios de comunicación nos han bombardeado con una falsa polémica: los famosos y misteriosos pinchazos sufridos por mujeres en locales de ocio. En un primer momento nos trataron de convencer de que dichos pinchazos pretendían la sumisión química de las mujeres para ser abusadas, sin embargo, tras la pérdida de miles horas de investigación policial la versión inicial se derrumba. Cientos de denuncias, cientos de supuestos pinchazos, pero en ningún caso existían testigos, en ningún caso los exámenes médicos arrojaban la existencia de restos de sustancias tóxicas, en ningún caso existían sospechosos, ni grabaciones, ni nada de nada.

    Tras el intento de tratar de crear una alerta de seguridad al referir que cientos de mujeres estaban siendo víctimas de sumisión química, ahora el movimiento feminista trata de salvar los trastos defendiendo otra tesis alocada. Ahora nos dicen que estamos en presencia de una estrategia de adoctrinamiento con objeto de disciplinar a las mujeres, controlarlas y ordenarlas, según el sistema patriarcal, que permanezcan en casa.

    Evidentemente estamos ante un clarísimo intento de adoctrinamiento, pero el origen del mismo es el propio movimiento feminista,

  2. Orgulloso dice, el pollo ¡No te jode! ¿Qué va a contar el que vende el caballo? Lo que mejor le va para una buena venta y casi siempre mentiras. Y así en todo.
    ¡Tic, tac! ¡Tic, tac! ¡Tic, tac!… Un día menos.

Dejar respuesta