el alaves pide perdón

El fútbol es su grada, su público, el calor de la hinchada y sus cánticos. El ‘deporte rey’ es la pasión de unos colores, la unión por un sentimiento, la melodía de miles de gargantas coreando nombres, lemas y música.

El Deportivo Alavés, en su empeño por recuperar la historia de un club centenario, ha documentado la comunión pasional entre el fútbol y la música.

SORPRESA

Y lo ha hecho con ‘sorpresa’ ya que, gracias a la colaboración con la Banda Municipal de Vitoria-Gasteiz, ha logrado rescatar y grabar el primer himno oficioso de la entidad albiazul.

Se trata del ‘Ánimo pues’, integrado en la obra musical ‘Que la victoria nos sonríe’, compuesta en 1928 por Luis Aramburu, ilustre compositor vitoriano creador de más de 400 obras que, entre otros méritos, tiene la Medalla de Oro de la ciudad de Vitoria-Gasteiz.

TRES HIMNOS

En colaboración con la Banda Municipal de Vitoria-Gasteiz, el coro Samaniego Abesbatza y el coro de voces blancas Jesús Guridi, el Deportivo Alavés presenta en primicia el documental ‘Ánimo pues’ en el que se rescata esta melodía popular, que Luis Aramburu recogió en ‘Que la victoria nos sonríe’, estrenada en 1928 en el Nuevo Teatro (actual Teatro Principal); así como el tradicional himno de Alfredo Donnay ‘Bravo equipo albiazul’ y ‘Alta la frente’, donde Mikel Izal se mete de lleno en el siglo XXI y anima a la hinchada alavesista a continuar con otros cien años de historia más y cuyas palabras Mulixka Dantza Taldea ha transformado en una danza dedicada al sentimiento albiazul.

El Deportivo Alavés homenajea en este documental los tres cánticos que tantas y tantas veces han levantado el ánimo e infundado coraje desde las gradas hasta el campo, y en los que, casualidad o no, siempre se han repetido dos palabras: “Ánimo pues”.



Dejar respuesta