La Federación Gipuzkoana de Ciclismo está en peligro de desaparición, ya que nadie ha presentado candidatura para la presidencia.

Una situación similar ocurría en la Alavesa en 2016 y un grupo de personas llamaron a Julia Liberal Liberal para que, tras haber presidido un club, crear dos categorías federadas en él, al ser madre de un deportista que estuvo activo 12 años, y se hiciera cargo de la Federación para que no pasara a manos de la Federación Vasca.

Las primeras trabas en el recién estrenado cargo de entonces se las puso «su propia administrativa, que llevaba en ese puesto de trabajo unos 25 años y que con la connivencia de algunos clubs deseaba que la nueva presidenta dejara el cargo por todos los medios», según fuentes de la federación.

Fue en diciembre de 2017 cuando, Liberal y su equipo asesor apenas llevaban un año al frente, «descubrieron una serie de anomalías en el funcionamiento del ente deportivo y es a partir de ahí cuando comenzó todo un proceso de investigación y revisión por parte de la propia directiva y se descubrió una presunta apropiación indebida, por parte de la administrativa de entorno a los 180.000€ entre 2010 y 2017 y se presentó la correspondiente demanda en los Juzgados de Vitoria-Gasteiz».

En septiembre de 2020 estaba prevista la fecha para el juicio pero la pandemia ha alargado los plazos y no es previsible que  se vaya a celebrar en fechas próximas.

Actualmente, la Federación Alavesa de Ciclismo se encuentra completamente saneada y cuando se celebre el juicio, «si todo sale según lo previsto será, seguramente, el ente deportivo más solvente de Euskadi», añaden las mismas fuentes.


Compartir

Dejar respuesta