Plantean conectar las capitales por TAV cada media hora

1
catedral santa maria iluminación estrena
entreseccion_noticia

El Gobierno Vasco espera que el Tren de Alta Velocidad (TAV) entre en funcionamiento a principios de 2024 y pretende establecer conexiones ferroviarias entre las tres capitales vascas con frecuencias cada 30 minutos en las horas punta.


La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, ha repasado la situación actual del proyecto y las perspectivas futuras en un encuentro con los medios de comunicación mantenido ayer jueves en San Sebastián.

Tapia ha sostenido que el avance de los trabajos de la «Y» vasca «es imparable», al margen de qué partido gobierne en España tras las elecciones, y ha asegurado que la obra civil estará terminada en el año 2023, por lo que espera que el tren de alta velocidad entre en funcionamiento en 2024.

No obstante, ha alertado de que, para ello, es necesario que las obras de la denominada «superestructura», que deben ser licitadas y ejecutadas por Adif, comiencen de forma paralela a la culminación de la obra civil y las estaciones de entrada en las capitales.

La superestructura implica trabajo como la colocación de las vías, la electrificación, los transformadores y la habilitación de elementos técnicos imprescindibles para la circulación de los trenes.

Se trata de un trabajo que se puede prolongar durante año y medio, por lo que Tapia ha insistido en que no debe esperarse a que esté totalmente construida la plataforma, que está ya en ejecución y muy avanzada, sino que pueden adelantarse los trámites y las obras para lograr el objetivo de que el TAV sea una realidad en los primeros días de 2024.

El Gobierno cuenta con estudios de demanda de los distintos servicios que podría ofrecer la «Y» vasca, en los que se calcula se podrían hacer 3.972.481 viajes en el tránsito interno (intercity) entre las tres capitales vascas, a un precio medio estimado de 8 euros cada desplazamiento.

Para ello, se establecerían frecuencias de 30 minutos en las horas puntas entre las tres capitales de Euskadi, con tiempos de viaje de 45 minutos entre San Sebastián y Vitoria y San Sebastián y Bilbao y de 30 minutos entre la capital alavesa y la vizcaína.

Tapia ha dicho que, una vez liberalizado el servicio ferroviario, el Gobierno Vasco pretende que Euskotren pueda convertirse en un operador de «este intercity», en solitario, o en colaboración con Renfe, la compañía ferroviaria francesa SNCF o alguna empresa privada.

Las conexiones entre las capitales cada media hora permitirían aumentar la demanda del tren de alta velocidad y «reducir el número de vehículos que transitan por las autopistas vascas».

Respecto a los viajes hasta Madrid, el estudio de demanda del Ejecutivo autonómico sitúa en 2.295.901 el número de desplazamientos anuales entre Euskadi y la capital de España, con tiempos de viaje de 2 horas desde Vitoria, 2.45 desde San Sebastián y 2.30 desde Bilbao.

Tapia ha considerado que «dado el avance de todos los estudios» y de la situación de los trabajos, la construcción del TAV «ya va a ser imparable», ya que, además, la Unión Europea «está muy encima» de este proyecto y «ha dado toques de atención» para que avance.

Ha explicado que la estación de San Sebastián comenzará a reformarse a partir de finales de este año para acoger la alta velocidad y ha explicado que se ha introducido una modificación en el proyecto para habilitar una «plaza subterránea», bajo la ya contemplada en superficie, mediante la que se conectará la estación de autobuses, el acceso a las vías del tren y una entrada al edificio de Tabakalera.

Ha recordado que los proyectos de las estaciones de Vitoria, Bilbao e Irun ya están definidos y ha matizado que no será necesario que la parte arquitectónica de estas infraestructuras esté totalmente finalizadas cuando entre en servicio el TAV. EFE

Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta