Ponen cientos de toallitas en el centro de Vitoria

0
Master
entreseccion_noticia

Esta simulación, que podrá verse a lo largo de esta semana, da una idea del alcance de este problema, al tiempo que intenta sensibilizar e informar a la ciudadanía sobre la necesidad de adoptar buenas prácticas en la gestión de estos residuos domésticos.

AMVISA ha instalado en la plaza del General Loma la reproducción de un tramo de tubería atascada con toallitas y otros residuos que diariamente se retiran en la depuradora de Crispijana.

Felipe García, presidente de AMVISA, ha explicado que con esta acción a pie de calle “queremos fomentar las buenas prácticas ciudadanas en materia de saneamiento. El inodoro no es el cubo de la basura; las toallitas, los restos de comida y otros productos de aseo personal se deben depositar en el contenedor correspondiente porque tenemos alternativas para ello. Si gestionamos correctamente los residuos, utilizando los puntos de depósito que ofrece el Ayuntamiento y evitando su eliminación por el desagüe, mejoraremos el estado de nuestra red de saneamiento y colaboraremos en la conservación de nuestros  ríos y mares”.

 Existe una preocupación creciente por la contaminación que generan productos habituales de uso doméstico que son vertidos por el desagüe o el inodoro, y que no se pueden eliminar en las plantas de tratamiento de las aguas residuales urbanas.

Reproducción de un tramo de tubería atascada con toallitas

 Relacionado con esta problemática, un centenar de entidades, entre las que se encuentra AMVISA, se han adherido a la campaña de sensibilización “No alimentes al monstruo de las cloacas” sobre los productos no aptos para desechar por el inodoro.

Estos “contaminantes emergentes” son los medicamentos, maquillajes, productos tóxicos como pinturas, barnices o disolventes y los aceites de cocina. Sus componentes llegan a ríos, mares y demás sistemas acuáticos a través de las redes de saneamiento, bien de forma involuntaria (a través de la orina, las heces, los jabones…) o voluntariamente. Su impacto sobre la fauna y flora del medio hídrico empieza a ser preocupante.

Para luchar contra este “monstruo de las cloacas”, los sectores españoles del agua y del papel han impulsado recientemente un nuevo estándar UNE 149002. Se trata de una norma que indica que las toallitas húmedas y cualquier otro producto susceptible de ser desechado por el inodoro deben cumplir varios requisitos respecto a su composición y su capacidad de sedimentación, dispersión, desintegración y biodegradación.

Asimismo, determina cómo se deben etiquetar y qué mensajes se pueden trasladar en la comercialización de este tipo de productos de uso habitual en el cuarto de baño, con el fin de evitar que terminen en el inodoro productos que se presentan implícita o explícitamente como desechables, pero que no cumplen los requisitos exigidos y, por tanto, no son respetuosos con el Medio Ambiente.

Cartel de la campaña

 La campaña de concienciación de AMVISA coincide con la celebración hoy del Día Mundial del Retrete con el que Naciones Unidas recuerda que el saneamiento es un derecho humano, pero que todavía hay 4.200 millones de personas que viven sin servicios sanitarios gestionados de forma segura.

Cada año se estima que 430.000 personas mueren en el mundo por afecciones derivadas de la falta de saneamiento, un factor importante en la proliferación de enfermedades intestinales.

 

 

Compartir

Dejar respuesta