Instituciones, partidos y sindicatos han vuelto a conmemorar separados el 45 aniversario del asesinato por disparos de la Policía de cinco obreros en Vitoria, pero con la reivindicación unánime de memoria, reparación y justicia para las víctimas de aquella asamblea de trabajadores en el barrio de Zaramaga de la capital alavesa.

Como cada 3 de marzo, representantes del Gobierno Vasco, el Ayuntamiento, la Diputación alavesa así como de partidos y sindicatos han visitado desde primera hora de la mañana el monolito que recuerda a los cinco fallecidos y a los cientos de trabajadores heridos el 3 de marzo de 1976 cuando participaban en una asamblea en la Iglesia de San Francisco de Asís.

Han depositado flores en este lugar en recuerdo a las víctimas ciudadanos anónimos y vecinos del barrio, así como la vicelehendakari segunda, Idoia Mendia, la consejera de Igualdad, Beatriz Artolazabal, el alcalde de la ciudad, Gorka Urtaran, el diputado general de Álava, Ramiro González, el presidente del PNV en el territorio, José Antonio Suso, el parlamentario de EH Bildu, Mikel Otero, la portavoz de Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi, y la secretaria general de CCOO-Euskadi, Loli García.

Artolazabal ha rememorado su infancia en el barrio de Zaramaga y su visión de las movilizaciones obreras de los días previos al 3 de marzo.

«Tenía 5 años, pero aun así tengo grabados aquellos días en mi memoria. Recuerdo oír disparos. Éramos pequeñas, pero sabíamos que lo que pasaba era grave y sentíamos miedo», ha recordado la consejera, quien ha subrayado el reciente acuerdo para ubicar un centro memorial en la iglesia de San Francisco de Asís y ha insistido en que «las víctimas están en el centro de la política de memoria».

En la misma línea, la socialista Idoia Mendia ha rendido tributo a los trabajadores «asesinados por defender sus derechos laborales» porque «merecen un acto de homenaje y memoria por parte del Gobierno Vasco».

Desde el PNV, su presidente en Álava, José Antonio Suso, ha insistido en reclamar «reparación, justicia y verdad» y ha subrayado el compromiso de su partido de reclamar en todas las instituciones y foros en los que está presente que se conozca «quiénes fueron los culpables de esta matanza».

Por su parte, la portavoz parlamentaria de Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi, ha dejado claro que «no se debe olvidar lo que pasó para que no quede impune». «No olvidamos lo que pasó. Esa lucha ha sido un referente para nosotros», ha indicado.

La secretaria general de CCOO-Euskadi ha puesto en valor que la «clase trabajadora ha sido un agente activo para recuperar la democracia» y ha considerado muy positivo que se cree un centro para «recuperar la memoria y el relato desde la visión integral y global de la lucha de la clase trabajadora de este país».

EH Bildu ha organizado un acto político en el que su parlamentario Mikel Otero ha defendido que para el desarrollo del centro memorial se debe contar con las víctimas y con los movimientos sociales para que sean «parte activa», al tiempo que ha reivindicado que «hoy hay un pueblo digno que, como hizo hace 45 años, sigue demostrando su ansia de dignidad y solidaridad».

Antes de este acto, LAB ha hecho una cadena humana por la zona, desde la que esta tarde partirá una manifestación convocada por varios sindicatos que volverá a recorrer un año más las calles de la capital alavesa. EFE

Miles de personas recuerdan a los trabajadores asesinados en Vitoria

Varios miles de personas han participado este miércoles en Vitoria en la manifestación en recuerdo a los cinco trabajadores que murieron por disparos de la policía el 3 de marzo de 1976 para exigir memoria y justicia.

Cuando la marcha llegaba a la altura de la plaza del museo Artium se han producido incidentes ya que algunos de los manifestantes han volado un contenedor de vidrio y han arrojado numerosas botellas, huevos, alguna bengala y recipientes con pintura contra una patrulla de la Ertzaintza que se encontraba en el lugar.

Uno de los objetos lanzados ha golpeado a uno de los dos agentes de dicha patrulla, aunque no ha necesitado asistencia médica.

A consecuencia de estos altercados, los vehículos de la Policía vasca que abrían paso a la cabeza de la manifestación han acudido a la plaza donde se ha producido el lanzamiento de objetos, aunque a partir de ese momento ya no se han producido más incidentes.

La marcha, convocada por la Asociación 3 de marzo y sindicatos, ha partido del barrio de Zaramaga, donde tuvo lugar el asesinato de los trabajadores hace 45 años con una pancarta en la que se leía «Zaintza, oroimena eta borroka (cuidados, memoria y lucha). Porque nos cuidaron, les cuidaremos».

A la cabeza de la marcha se han situado las fotografías de los cinco obreros y poco detrás un cartel con la palabra «Justizia» de grandes dimensiones.

Los manifestantes han hecho por primera vez el recorrido habitual más espaciados y guardando distancias entre sí a consecuencia de la pandemia de coronavirus.

Tal día como hoy hace 45 años miles de trabajadores de varias empresas de Vitoria que llevaban meses en huelga celebraron una asamblea en la iglesia de San Francisco del citado barrio que la policía disolvió a tiros, lo que provocó la muerte de cinco de ellos: Pedro Martínez, Francisco Aznar, Romualdo Barroso, José Castillo y Bienvenido Pereda. Además, un centenar de personas resultaron heridas.

En la manifestación de este miércoles se han proferido gritos como «Herriak ez du barkatuko» (el pueblo no perdona), «3 de marzo ni olvido ni perdono» y «Policía asesina».

Antes del comienzo de la manifestación se ha celebrado un homenaje en el monolito junto a la iglesia de San Francisco erigido en memoria de estos hechos y se ha leído un manifiesto en el que la Asociación 3 de Marzo ha destacado que hoy en día «siguen muy presentes los valores que representan y por los que fueron asesinados» los cinco trabajadores.

«Esa victoria contra el olvido es una victoria de todo el pueblo luchador de Vitoria porque la memoria del 3 de marzo es presente y es futuro, no es algo estático», han señalado.

Han reivindicado la memoria «integral» para construir la convivencia y en este sentido han rechazado que el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, que próximamente abrirá sus puertas en Vitoria, deje fuera el relato de «miles de víctimas de vulneraciones de derechos humanos cometidas por los aparatos del Estado español».

Por ello, han mostrado su rechazo al planteamiento «discriminatorio» de este centro y han abogado por «impulsar dinámicas basadas en una memoria integral que incluya todas las vulneraciones de derechos». EFE


Compartir

6 Comentarios

    • Perdona que tiene que ver una cosa con otra? Acaso comparas a los del 3 de marzo, con los asesinados por Eta?
      Los primeros luchaban por los derechos de los trabajadores y fueron asesinados por orden ministerial.
      Los segundos son asesinados por una banda terrorista.
      No te entra en la cabeza? Sorprendente

    • Si como la lacra de miles de personas abarrotando el boulevard, el centro de Vitoria,los centros comerciales,oh,esos no cuentan?
      O tengo que recordar que el virus se propaga aparte de aerosoles, por contacto y que el aforo no puede superar el 60%?
      Hipocresía barata.

  1. Memoria y justicia para estos cinco y los más de trescientos asesinados por eta que no han tenido derecho a juicio. Porque acordarse solo de estos cinco trabajadores es muy sectario. Y huele.

    • En el caso de los asesinados por ETA que no han tenido derecho a juicio, eso se ha debido a que no se ha identificado a los responsables. Cuando se ha identificado a éstos ha habido juicio y severas condenas.

      Es muy distinto a este caso, en que los responsables estaban perfectamente identificados y se fueron de rositas…

Dejar respuesta