grafiteros pintadas vitoria

«Pagar impuestos en esta ciudad es un placer para casi todos: Disfrutar de árboles, zonas verdes, centros cívicos, áreas deportivas… y sobre todo poder colaborar en la atención a las personas que requieren de servicios sociales.

Pero se nos cae el alma a los pies cuando al patear esta ciudad tan hermosa vemos el horror de los grafitis; suciedad en casi todos los barrios. Cuesta creer que alguien llame arte a semejante guarrada.

A LOS PADRES

Se puede concienciar para educar y es útil. Pero se debe sancionar porque «la sanción educa «. Tiene que ser una multa ejemplarizante, muy severa, sobre todo para los padres de menores que no entienden que la ciudad es la casa de todos y que nadie, absolutamente nadie tiene derecho a «guarrear» las fachadas de nuestros barrios, porque son de todos, de los vitorianos amantes de la ciudad y encantados de pagar impuestos para todos .

Me gustaría añadir que muchas personas ven como el ahorro de toda su vida invertido en su vivienda habitual se merma considerablemente por el comportamiento incívico de algunos ciudadanos jóvenes.

Pasividad de los mandatarios

Sanciones muy altas para las personas que por su capricho incomprensible ensucian nuestra preciosa ciudad, arremeten contra nuestro derecho a tener las fachadas de nuestras casas limpias y cuidadas y fastidian nuestras vidas robándonos nuestros ahorros impunemente ante la pasividad de nuestros gestores y mandatarios de la ciudad.

Una cosa más: En mi barrio no hay grafitis de momento pero amo a esta ciudad y empatizo con las personas y barrios «agredidos». Pago gustosa los impuestos que me corresponden por una ciudad bellísima que algunos están degradando hasta límites insospechados. Esperando que más ciudadanos se animen a denunciar lo que todos sabemos que es un clamor».

¿CUAL ES LA MULTA EN VITORIA?

La multa es importante, el problema es ponerlas o no, y en eso los agentes de la Policía no son muy ágiles. Recordamos cuánto se debe pagar por pintar las paredes en Vitoria.

UN EJMPLO EN FOTOS

Es el caso de la Catedral de Vitoria, como ejemplo del desastre.


Compartir

5 Comentarios

  1. Al menos esta vez no parece que la culpa sea de Urtaran… Igual es que no ha dado tiempo de comentar a los opinantes de guardia. Estarán tomando el vermú.

  2. Sarta de tonterías hablando de los ahorros arruinados por las pintadas. Y encima luego confiesas que no es tu caso. Populismo barato. El día que se venda una casa a menor precio por las pintadas en los bajos, me avisas.

Dejar respuesta