El sábado 21 de noviembre, la concejala de Políticas Sociales, Nerea Melgosa, hizo trampas y convirtió su «apoyo» al Banco de Alimentos de Álava en una farsa.

Estaba prevista su presencia al Festival de la Solidaridad a las 20:00 horas en el Palacio de Congresos Europa. Y fue, todo sea dicho. Pero no duró ni cinco minutos. Entró corriendo para «sacarse la foto» y salió pitando ante el disgusto de los organizadores.

Los testigos presenciales que nos lo han contado a Norte Exprés, no salían de su asombro. Fue, llegó y se marchó corriendo. La gala duró algo mas de dos horas y ni rastro del equipo municipal, salvo ese momento fotográfico por si iban los medios de comunicación.

Claro, los comentarios en los pasillos eran de preocupación. Será algo urgente. ¡Qué habrá pasado! Decían los mas confiados.

No había motivo para alarmarse. Unos minutos mas tarde, la susodicha concejala apareció. ¡En el teatro! Esa noche estaba anunciada a las 20,30 horas, en el Principal, una obra denominada «Desde Berlín», tributo a Lou Reed.

Si quieres ir al teatro, vas, pero no mientes diciendo que estarás en un acto solidario.

Perplejidad hoy

Tras pasar olímpicamente de comportarse con educación en el evento del Banco de Alimentos, hoy usan el nombre de esta institución para aprovecharse en cuestiones de imagen. Nota de prensa para felicitar a los vitorianos por su esfuerzo con esta organización. Es para sonrojarse. No tiene moral.

Una agenda cuestionada

No es la primera vez que hacen trampas en el Gabinete Urtaran. La agenda oficial está cuestionada. Dicen que van y a veces no van, dicen que asisten y se van corriendo.

Es una pena que la farsa y las trampas dominen a este equipo de gobierno. No son creíbles. Anuncian compromisos públicos que luego no cumplen.

Eso sí, el ridículo ante los presentes es superior. Esta y otras veces. Y claro, la gente habla y habla. La fama se la está ganando a pulso.

 



1 Comentario

Dejar respuesta