bus inteligente vitoria

El BEI sigue acumulando protestas ciudadanas. De momento, ya ha rebasado los plazos previstos por el Ayuntamiento. Según sus previsiones iniciales debía estar funcionando desde el pasado verano de 2020. Más tarde señalaron que sería en verano de 2021. Tampoco se va a cumplir esta fecha, ya que lo último que se sabe es diciembre de este año. Y algo nos dice, que tampoco.

Y este retraso afecta a la ciudad, puesto que las obras siguen en una ciudad levantada, los problemas de seguridad de los peatones, la retirada de aparcamientos, el casos de tráfico…

Ahora hemos sabido que el Ayuntamiento de Vitoria reconoce que debe expropiar «terrenos privados que son necesarios para las obras de implantación del BEI «. Y reconoce, por ejemplo, que «en la calle Salbatierrabide nº 9 está sujeta a un expediente administrativo cuya tramitación aún no ha concluido».

Las dos preguntas que surgen inmediatamente son:

1.- ¿Cuanto dinero van a costar las expropiaciones que se sumarán al intenso gasto de un proyecto disparado respecto a las previsiones¿

2.-¿Y la no terminación de las expropiaciones alargarán más el retraso de su llegada?

El debate ha surgido en el Buzón Municipal, cuando un ciudadano ha preguntado «cuánto dinero del Ayuntamiento, es decir de nuestro dinero, se le ha pagado a la clinica Imq Igurco por ceder una parte de su terreno para recrecer las aceras en la calle salvatierrabide y poder plantar la super parada del BEI. Entiendo que ese dato debe de ser público».

Por supuesto, el Ayuntamiento sigue sin dar la cifra.


Compartir

3 Comentarios

  1. Por que no se le embarga ala lcalde y los concejales su sueldo o propiedades por el incumplimiento y malversacion de fondos publicos que hacen en esta ciudad.
    Son un atajo de inep….

  2. Visto lo visto hasta el momento en este affaire y todo lo que a diario nos ofrecen nuestros políticos por todo el Estado, me viene a la cabeza aquella coplilla de Nabucodonosor Rey de Babilonia… “Sacristán que vendes cera y no tienes colmenar… Rapabelum, rapabelum, rapabelum del altar”.

Dejar respuesta