El Ayuntamiento de Vitoria está elaborando un plan con el objetivo de «recuperar la confianza» en el transporte público de la ciudad y promover medidas que garanticen la seguridad «en su utilización».

La concejala de Movilidad y Espacio Público, Amaia Barredo, ha destacado la importancia que tiene el transporte público dentro del plan de movilidad y ha explicado que, a pesar de que ha experimentado «un pequeño repunte», su uso actual es del 17 % «muy lejos de las cifras de la campaña anterior».

Barredo ha comentado que «esta próxima semana» se extenderá la ampliación de aceras hasta «12 calles» de la ciudad donde se aprecia «una mayor actividad comercial» y «las calles son estrechas» para dotar de mayor espacio público al peatón.

En este sentido, se tomarán medidas para ampliar la calles Ramiro de Maeztu, Domingo Beltrán, un tramos de Beato Tomás de Zumárraga, calle Paz, Ortiz de Zárate, Avenida del Zadorra y otro tramo de la calle Santiago que se unen a las acometidas en la calle Francia, Manuel Iradier, San Antonio y Florida con la «dificultad» de sortear las obras de saneamiento ya emprendidas en varias de estas vías.

Asimismo, ha desgranado diferentes actuaciones para completar los carriles bici actuales y nuevas conexiones para permitir «el traslado en bicicleta a los polígonos industriales» de Júndiz y Gamarra desde el centro de la ciudad y los barrios con mayor población como Lakua, Zabalgana y Salburua.

Por su parte, la oposición municipal ha reclamado «colaborar con las medidas» que «unilateralmente» esta llevando a cabo el Gobierno municipal sobre el espacio público sin contar con su participación y aportaciones.

La concejala de EH Bildu Amancay Villalba ha pedido «consensos» para reestructurar el espacio público y ha mostrado su «incertidumbre» ante la caída del uso en el transporte público que puede «comprometer» el plan de movilidad.

El concejal del PP Alfredo Iturricha ha solicitado realizar una campaña de información ciudadana que explique «las pautas» de conocimiento «para que la gente sepa como actuar» en la calle y ha destacado «el peligro» que supone para los invidentes la nueva regulación semafórica en ámbar que «anula la señal sonora».

Por último, el portavoz de Elkarrekin Vitoria, Óscar Fernández, ha propuesto «calmados de tráfico» en las vías donde se han ampliado las aceras para reducir la velocidad máxima de los vehículos de «50km/h a 30km/h».

El debate se ha llevado a cabo en el seno de la comisión municipal de Movilidad y Espacio Público celebrada este miércoles de manera telemática.


Compartir

1 Comentario

  1. Eso, para que nos atropellen con más facilidades a los peatones con bicicletas y demás artilugios en la propia acera.

    Al menos en el caso de los turismos y motocicletas sabes por dónde te vienen. El resto, por cualquier dirección excepto por el aire.

Dejar respuesta