Maniobras casi imposibles para vehículos de limpieza en Bilbao
bilbaoeus

El Ayuntamiento de Bilbao establece desde hoy mismo, 22 de septiembre, un nuevo orden en el espacio público de la calle Indautxu y lo hará atendiendo a un criterio de seguridad.

La Dirección de Espacio Público ha analizado los elementos del mobiliario urbano detectando problemas de seguridad para vecinos, vecinas y personas usuarias de esta calle.

Con el objetivo de minimizarlos ha establecido una nueva organización de los elementos. Para ello ha contado con el apoyo y colaboración tanto de la asociación de hostelería y comercio Bilbao Centro como de los servicios de Limpieza y Recogida de Residuos del Área municipal de Servicios y Calidad de Vida.

Ese riesgo detectado viene generado por una serie de circunstancias que la nueva ordenación de la calle pretende corregir.

MANIOBRAS CASI IMPOSIBLES

En primer lugar, la existencia de una isla de contenedores al final de la calle –recordemos que la popularmente conocida como Particular de Indautxu no tiene salida–. Esta ubicación de los depósitos dificultaba el acceso a los mismos de los vehículos de limpieza que, para realizar su tarea, debían hacer complicadas maniobras incluida la salida marcha atrás, con el indudable peligro que eso genera.

Por tanto y tras evaluar la situación, se ha decidido retirarlos y colocar una única batería de contenedores (de las fracciones papel-cartón, orgánica, envases y resto) en la entrada a la calle, en la confluencia con Gregorio de la Revilla. Únicamente se mantendrá en su ubicación previa, un iglú de vidrio ya emplazado al inicio de la calle Indautxu.

Después de analizar la totalidad de elementos de mobiliario urbano, se ha determinado, además, la eliminación de una papelera y un banco, de cara también a garantizar la accesibilidad a los portales.

Uno de los objetivos de la Dirección de Espacio público es el de estudiar de modo global las calles de la ciudad, y si fuera preciso, reordenar sus elementos, con la accesibilidad y la seguridad como únicas premisas.


Compartir

Dejar respuesta