Es un clásico endémico de Vitoria cuando llueve. Un problema sin solución desde hace años.

Esta tarde llovía (fotos) en la capital alavesa y en cinco minutos volvía el fenómeno «hojas taponando» sumideros y, por ende, charcos y balsas de agua  a tutiplén.

Y también ruedas de coches salpicando a los viandantes.

Una mezcla que el Ayuntamiento no es capaz de solucionar ningún año. Su origen: un verano sin hacer los deberes, dejando sumideros y alcantarillas a la «buena de dios». A lo que hay que sumar un otoño sin recoger con celeridad las hojas, y claro, llegan las mini inundaciones. En el centro, en los barrios…

Incluido un suelo resbaladizo.

Ha habido debates intensos en el Ayuntamiento. No es de ayer, tiene años:

¿Inundaciones? Sumideros abandonados en Vitoria ¡Hasta 2 años! (FOTOS)


Compartir

14 Comentarios

  1. Hola buenas! Anónimo creo yo que cortando las ramas se soluciona, no? O hay que aplicar las políticas de Trump? Si hay incendios se deforesta así no se queman los árboles…jajajaja…Creo que no se están haciendo las cosas bien y lo dice un votante del actual ayuntamiento.

  2. Para recoger hojas y castañas del suelo, solo hace falta una escoba, una pala y un saco. No hace falta estudios ni idiomas, y con la de gente que hay cobrando sin trabajar, ya se les podía reclamar para echar una mano.

  3. Que haya árboles es bueno y bonito pero que limpien las alcantarillas, todas, todas, no se que hace el alcalde además de cobrar un jornal escandaloso.
    Alcantarillas SÍ alcantarillas limpia.

  4. ¿Vitoria Ciudad Verde?… Vitoria ciudad cochina, abandonada, sucia, asquerosa, sin limpieza, puerca, con las aceras rotas y llenas de porquería y desperdicios, de hojas de árboles, de papeles y muchas inmundicias más. En fin, una ciudad degradada, una vergüenza, una grandísima vergüenza.
    Hoy a las 13,30 h. los contenedores de basura llenos, repletos, con la porquería rebosante y toda la mierda esparcida alrededor. Los parques y las aceras cercanas con toneladas de hojas por el suelo.
    A este alcalde que padecemos le importa un bledo la higiene de nuestra ciudad. No tiene ni puta idea de lo que es la limpieza pública. Este tío no ha visto, o no quiere ver, como están el resto de ciudades europeas, desde Bayona hasta Vladivostok.
    No hay derecho que este impresentable personaje esté viviendo como dios, con un sueldo escandaloso e inmerecido, que sale de los bolsillos de los ciudadanos de esta ciudad y que padecemos su incapacidad e inoperancia. No se merece ser nuestro regidor municipal.
    Hay que encontrar la forma de quitárnoslo de encima y mandarlo a hacer puñetas de una vez.

Dejar respuesta