Ayer contábamos que las primeras viseras mágicas para evitar contagios del coronavirus llegaban a Txagorritxu gracias al esfuerzo de voluntarios que se están partiendo el cobre con impresoras 3D.

No paran. Y acaban de llevarlas también a Santiago.

«Vamos a entregar ahora un montón de material a planta y vamos a enseñar a montarlas».

Y ya anuncian que mañana van a seduir distribuyendo en más lugares. En centros de salud de Salburua, Zabalgana, Arambizkarra, La Habana y más sitios donde se necesite». 

Pero no van a parar. Son unos héroes. Iker y David, y por supuesto todos los demás del equipo.

Si puedes ayudarles, necesitan material: Aquí tienes el mail de contacto y sus necesidades.

EL MOMENTO DE LA LLEGADA A SANTIAGO:

 


Compartir

9 Comentarios

      • Bien!!! Está fenomenal… Estaría bien que nortexpress se haga eco de ello, y un par de fotos viendo las máquinas estaría muy bien, para callarnos!!! Estoy con muchas ganas de verlo!!!

    • Hola. Si lee el comunicado de Titos ayer, podrá leer en el último párrafo que se está colaborando con Osakidetza fabricando viseras 3D…
      Esta en otra noticia.

  1. Para eso estás “TÚ” campeón, para informarnos pero con educación y respeto, veo que estás deseoso de ponerte a trabajar mano a mano con tus compañeros sin importarte la situación en la que estamos,espero de verdad que no te contagies y te des cuenta de lo fácil que es contagiarse.Estos en una situación excepcional y por ende hay que tomar medidas excepcionales aunque te cueste entenderlo y fabricar furgonetas no creo que sea algo que se necesite con urgencia, se puede ser pesetas pero no miserable.

  2. A los propietarios de la mercería les han multado al entregar 100 metros de goma elástica para las pantallas.
    Que “eficiencia” la de esta policía.

  3. Solo hay una cosa que va a salvarnos de esta pandemia.
    Solo hay algo que va a mantenernos cuerdos y enteros para hacer frente a lo que se nos viene encima.
    Por si hay alguien que todavía no se había percatado, esto no es ninguna broma y aún hay mucho por hacer.
    Hay héroes salvándonos la vida a todos los niveles. Hay dolor, hay rabia, hay injusticia y hay cobardía.
    Quiero que gane el trabajo, el compañerismo, la esperanza y la valentía.
    Quiero que los días que lleguemos a casa derrotados, lo compartamos con nuestra familia y amigos, escuchemos sus palabras para reconstituirnos y aceptemos su apoyo incondicional.
    Quiero llorar cuando lo necesite, para poder sacar fuerzas para reírme.
    Quiero responsabilidad individual, compromiso de la sociedad y organización de las altas esferas.
    Quiero que lo hagamos tenga un sentido, que nadie muera solo por no tener suficiente aire. Que la humanidad no se quede en una esquina.
    Quiero seguir con los aplausos diarios que nos dan ese pellizco de alegría y que cuando todo esto acabe, no olvidemos quien lo dio todo porque saliéramos adelante.
    Sois muchos los que estáis al pie del cañón en esta guerra, seguid, por favor. Y al terminar, seguiremos luchando juntos para que se reconozca vuestra labor.
    Quiero amor. Muchísimo. Para vencer a este maldito virus.

Dejar respuesta