Un estudio elaborado por varias investigadoras de la Universidad del País Vasco ha concluido que durante el confinamiento a causa de la pandemia de coranavirus las niñas mostraron una mayor capacidad de adaptación que los niños y tuvieron «una mayor expresión emocional positiva».

Un grupo de la Facultad de Educación de Bilbao integrado por seis investigadoras ha creado un instrumento que permite medir el bienestar de los niños durante el confinamiento basado en un estudio que ha sido publicado en la revista «Frontiers in Psychology», del que este lunes ha informado la universidad pública vasca.

Sus conclusiones pueden ayudar a anticiparse si se repite el confinamiento y así proponer soluciones, asegura Naiara Berasategi, una de las integrantes del grupo.

En general los niños mostraron un nivel intermedio de bienestar y mientras los dominios relacionados con la rutina obtuvieron los resultados más altos, las actividades físicas, creativas y lúdicas resultaron ser las más perjudicadas por la situación de reclusión.

El dominio emocional, las cuestiones académicas y las adicciones, como comer golosinas o jugar con videoconsolas o tabletas, se mantuvieron en niveles intermedios.

La investigación ha demostrado que existen diferencias de género respecto al bienestar mantenido durante el confinamiento en las casas ya que las niñas tuvieron una mayor capacidad de adaptación.

Las chicas experimentaron una mayor práctica de actividades físicas y participaron más en actividades creativas y lúdicas, asegura otra de las investigadoras, Nahia Idoaiaga.

El estudio también ha detectado que los menores en general se han adaptado mejor a esa situación que las personas mayores que han participado en la encuesta.

La investigación se llevó a cabo entre los pasados meses de marzo y abril entre 1.046 niños y niñas del País Vasco y las encuestas fueron respondidas por sus padres. EFE


Compartir

Dejar respuesta