Parlamento del País Vasco en Vitoria-Gasteiz

(EFE).- Los grupos de la oposición parlamentaria han reprochado al lehendakari, Iñigo Urkullu, y a su gobierno, que haya actuado tarde en la gestión de la crisis de la pandemia del coronavirus dejando a muchos sanitarios y profesionales de residencias de mayores sin material de protección.

Los portavoces de los grupos han expuesto sus opiniones respecto a la forma de actuar del Gobierno Vasco durante la comparecencia telemática del lehendakari para explicar las medidas que está desarrollando el Gobierno Vasco con el fin de combatir la COVID-19, tanto en su aspecto sanitario como en sus consecuencias sociales y económicas.La portavoz de EH Bildu, Maddalen Iriarte, ha dicho estar «atónita» con el apoyo el Gobierno Vasco a Confebask cuando miles de pymes y autónomos han tenido que cerrar y hay centenares de trabajadores en paro, y ha alertado de que se están produciendo muchos contagios en cuarentena debido probablemente a que muchos de ellos se generan en empresas que han permanecido abiertas.

«Una patronal muy concreta que está muy lejos de representar a toda la industria vasca, que no parecían muy conmovidos cuando decenas de miles de pequeños negocios han tenido que cerrar, que no decía nada cuando centenares de empresas presentaban ERTES y mandaban a sus trabajadores al paro», ha indicado.

Ha dicho que se ha demostrado que Osakidetza no estaba preparada para afrontar la crisis y ha puesto como ejemplo la escasez de material de protección para los sanitarios y el personal de residencias de personas mayores. «Esto tiene que terminar», ha subrayado tras demandar test diagnósticos masivos y medidas de aislamiento más efectivas.

Osakidetza, ha insistido, «está tensionada» con un número de camas deficiente y una gran cantidad de contagios ente sus profesionales muy por encima de otros países. Desde el principio «se perdió una gran oportunidad» para hacer el mayor número posible de test y romper las cadenas de contagio», ha remarcado.

«Parar todo lo que se pueda parar -ha dicho- servirá para acabar con la pandemia» y hay que evitar, ha añadido, despidos y dar ayudas más ambiciosas para pequeños negocio y autonómos, completar la RGI a trabajadores afectados por ERTES y que ninguna administración pública cobre sus alquileres ni ningún suministro durante la crisis, tampoco el agua.

El portavoz parlamentario de Elkarrekin Podemos, Lander Martínez, ha reprochado al lehendakari su «falta de liderazgo» en esta crisis y le ha acusado de ir siempre «un paso por detrás» de los datos de contagios y del Gobierno central, mostrando «su conservadurismo y el continuo cuestionamiento» de medidas que se han mostrado eficaces en otros lugares, sea el confinamiento o el paro de la actividad económica no esencial.

En este sentido, ha lamentado que Urkullu se haya opuesto al cierre de los servicios no esenciales poniéndose de la lado de la patronal Confebask y alineándose con las posturas «de la derecha más reaccionaria» cuando pymes y autónomos llevan tiempo parados aunque parece que «poco importan» al Gobierno Vasco.

La salida de la crisis, ha continuado, tiene que ser colectiva pero es «muy significativo» que el Gobierno Vasco no ahorre esfuerzos en salvaguardar los intereses de las grandes industrias. «Espero que su gobierno empiece a trabajar en un plan de recuperación también del pequeño comercio, de la hostelería y de toda la actividad económica».

Durante su intervención, el ex secretario general de Podemos Euskadi también ha acusado al Gobierno Vasco de actuar tardíamente en las residencias de personas mayores, de no facilitar suficientes equipos de protección al personal de centros sanitarios y de tener un discurso «catastrofista y desmoralizador». Ha reivindicado además un sistema de protección social sólido para atender a los más vulnerables y ha pedido que la RGI se pueda tramitar telemáticamente.

El portavoz del PP, Carmelo Barrio, ha acusado a Urkullu de eludir el control parlamentario en esta crisis y ha opinado que se ha evidenciado la carencia de un plan de contingencia efectivo y la «negligencia» en la dotación de materia de protección especialmente para el personal sanitario.

Ha culpado al Gobierno Vasco de no adoptar desde el principio medidas efectivas y de desestimar la ayuda de la UME cuando los hospitales vascos están desbordados. En su opinión, el Ejército podía haber implantado recursos adicionales en centros cívicos e instalaciones deportivas.

También Barrio ha tachado de deficiente la coordinación del Gobierno Vasco con el central y los «roces y desconfianzas» que se han producido, y ha rechazado los ataques del PSE a la patronal Confebask simplemente por poner de manifiesto sus inquietudes.

Desde los partidos que sustentan el Gobierno de coalición de Iñigo Urkullu, el portavoz del PNV, Joseba Egibar, ha opinado que las decisiones para afrontar esta crisis no hay que hacerlas «desde la subordinación» al Estado ni desde la improvisación.

«Sobra mucha improvisación que provoca desconcierto y hace falta más colaboración», ha insistido Egibar.

A su juicio, el objetivo tiene que ser estabilizar las instituciones con «máximos acuerdos» para que una vez superada la alarma sanitaria se puedan adoptar las mejores decisiones para salir de la crisis «todos en la misma dirección» y alcanzar ese nivel de bienestar social que se tenía antes de la pandemia.

José Antonio Pastor (PSE) ha compartido las drásticas medidas adoptadas por el Gobierno de Pedro Sánchez aunque ha reconocido que esta situación ha generado situaciones «improvisadas».

«Ojalá pudiéramos llegar el 13 de abril a recuperar la actividad económica», ha confiado, tras señalar que en esta situación sobran «adivinos del pasado» porque nadie tiene una «varita mágica» ni nadie está exento de errores. «Solo quienes toman decisiones arriesgan».

Al lehendakari, el portavoz socialista le ha pedido que no desperdicie los recursos ni el material que el Gobierno de España pone a disposición de Euskadi porque siguen haciendo falta equipos de protección y con solo lo que adquiera el Gobierno Vasco no es suficiente. EFE


Compartir

2 Comentarios

  1. Parece que la extrema izquierda está deseando la ruina económica de la sociedad atacando a los generadores de puestos de trabajo.

Dejar respuesta