José Ángel Cuerda

Seguimos dando voz al ciudadano, en este caso la carta que nos envía, preocupado por el futuro de la ciudad.

CARTA:

«Hoy me he levantado nostálgico, recordando los tiempos de la niñez en los que Vitoria tenía un rumbo. Tiempos de Cuerda, tenía una idea de ciudad y nos llevó a ella.

Sabía que la industria era la base de la ciudad, la cuidó y con esa base crecieron los negocios y se fueron mejorando servicios públicos.

Hoy en día no sabemos a donde va Vitoria, dependemos sobremanera de la industria de la automoción.

No nos debería extrañar que un día esta industria abandonara Vitoria, viendo que desde un Ayuntamiento sin criterio nos instan a que no cojamos los coches, queriendo cerrar el centro al tráfico y con pocas posibilidades de aparcar.

Tampoco nos facilitan el transporte público al que en estos momentos están masacrando (autobús), dando posiblemente el peor servicio de España.

El tranvía si va bien, transporte que no quieren en ningún sitio y nos lo tenemos que comer con patatas. Que hablen con vecinos de las zonas por las que van sus trazados, ver si notan nuevas grietas en sus viviendas debidas a las vibraciones del tranvía.

Nos queda ir en bici, patinete o andando. Pongan una normativa seria para controlar la circulación de bicicletas y patinetes antes de que se les vaya de las manos, los viandantes corremos serio peligro.

Decidan hacia donde vamos, si somos Green, si queremos mantener la industria o nos interesa que se instale aqui Xiaomi, si vamos cuidar los servicios públicos (dándolos no recortándolos).

Llevaba años pagando por el acceso a instalaciones deportivas y no dándole uso, viendo que tampoco dan servicio estoy pensando seriamente darme de baja. Recorten, recorten pero piensen: ¿A dónde vamos?».


Compartir

6 Comentarios

  1. Una mierda…de nostalgia nada. La Vitoria de Cuerda era una ciudad gris muy gris, salíamos de la dictadura y se votaba al que parecía menos malo. El soberbio e infalible de Cuerda práctico el nepotismo a diestro y siniestro. A dicho iluminado le sobraron legislaturas. Vitoria pasó a ser una de las ciudades donde vivir era más caro o donde comprar una vivienda era una misión imposible. Creo los centros cívicos pero no se nos explico de donde se iban a pagar dichos servicios.
    Hoy tenemos un Ayto. donde todo ingreso se utiliza para gasto corriente y donde la inversión es misión imposible

  2. La gestión de Cuerda fue simplemente vender los suelos expropiados previamente a los vecinos de Ali, Arriaga, Abetxuko, Gobeo etc por un Alcalde franquista y gozar, gracias a ello, de un muy goloso presupuesto extra, para el gasto municipal, respecto a lo que se recaudaba mediante impuestos a los ciudadanos.

  3. Nostalgia??? Su pésima gestión en vivienda, provocó una subida desorbitada de pisos en una ciudad como vitoria,, que otra cosa no, pero terreno para expandirse, tenía. Y esa nefasta gestión, la pagó una generación de vitorianos, que le está muy agradecido. Por no hablar de chapuzas de la antigua Vimuvisa, los defectos que quisieron cargar a los compradores en los pisos rojos, etc….

  4. Totalmente de acuerdo con el artículo.

    Vitoria se hunde porque ya está tocada en su línea de flotación.

    Solo añadir que ahora destruimos nuestro orgullo «green» para meter con calzador otro artefacto más en la superficie que todavía va a complicar más la circulacion. Si tanto amaran a nuestra ciudad, se ahorraría tanto gasto que en seis años no va a ser funcional, se inveriría una línea de metro y poco a poco en medida de las posibilidades se iría ampliando pudiendo llegar incluso hasta Nanclares y no en un tranvía que llega donde ya van los autobuses ni otro trasto que ya ha sobrepasado por mucho el presupuesto inicial y que va a suponer un estorbo más.

Dejar respuesta