EFE).- La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, transmitió un mensaje de «tranquilidad» al sector de la automoción y a los consumidores porque la futura ley de cambio climático y transición energética que prepara el Gobierno está «en línea con lo que están haciendo otros países» como Francia.

Maroto ha mostrado su apoyo a las candidatas socialistas a la Alcaldía de Vitoria, Maider Etxebarria, y a la Diputación Foral de Álava, Cristina González, en las próximas elecciones en una visita al parador de Argómaniz, en Álava.

Fue ayer.

Se refirió a los planes del Gobierno de prohibir por una parte la venta de todos los vehículos ligeros que emiten de forma directa dióxido de carbono (los diésel, gasolina, híbridos o los propulsados por gas) a partir del año 2040 y por otra parte conseguir que el sistema eléctrico español se base exclusivamente en fuentes renovables en el año 2050.

La ministra dijo que el Gobierno está trabajando con el sector en la transición a un modelo eléctrico de movilidad y ha asegurado que este ha asumido también que «no hay argumentos para diferenciar» entre el diésel y la gasolina desde el punto de vista de la fiscalidad y, por lo tanto, «comprenden perfectamente que haya una nivelación».

Maroto ha insistido en que los ciudadanos «por supuesto que pueden comprar» un vehículo diésel porque cuando el impuesto se apruebe finalmente «el encarecimiento a penas va a ser de tres euros» y ha señalado que se está trabajando en la definición de las inversiones que el sector «necesita para hacer la transición hacia la electrificación».

A su juicio, el año 2040 es un horizonte «prudente» en el que ya están otros países como Francia, donde se ubican «las principales empresas matrices de los fabricantes», también instaladas en España.

Ha añadido que este cambio «conservador» está recogido en una ley de cambio climático que, actualmente, «no deja de ser un documento de trabajo» que compartirá el Gobierno con los grupos parlamentarios y el sector para definir «cuál es el horizonte al que como sociedad se quiere aspirar».

En este trabajo ha recordado las ayudas que existen para el vehículo eléctrico, como el Plan Movea, y ha recordado que actualmente en España ya se fabrican cinco modelos y que hasta 2020 se van a incrementar hasta trece.

«La industria está convencida y preparada» para hacer la transición y el sector de automoción europeo «tiene que estar a la altura si quiere competir con los fabricantes chinos y coreanos», ha explicado la ministra de Industria, Comercio y Turismo.

Antes de esta visita al Parador de Argómaniz Reyes Maroto ha mantenido un contacto con el lehendakari, Iñigo Urkullu, con quien ha analizado diversas cuestiones de la actualidad, entre ellas la situación de La Naval de Sestao.

Ha recalcado que en la reunión, en la que han estado presentes la consejera vasca de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, y el delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza, han coincidido en que la «unidad de acción es importante».

A juicio de la ministra, las dos administraciones están convencidas de que van «por la buena línea» para tratar de dar una solución a un «problema que es complejo». EFE


Compartir

Dejar respuesta