Víctimas del 3 de marzo reciben el calor vasco pero piden pasos al Gobierno

El Ayuntamiento ofrece una recepción y realiza una ofrenda floral en el Monolito de Zaramaga

0

La Corporación de  Vitoria-Gasteiz y las familias de las víctimas del 3 de marzo han rendido a éstas un sentido homenaje en el 40º aniversario de su asesinato. El Ayuntamiento ha ofrecido esta mañana una recepción a las familias de las víctimas de  Vitoria-Gasteiz, así como a las de las personas que fallecieron en Basauri y Tarragona en protestas realizadas por los hechos ocurridos en nuestra ciudad. A continuación, se han desplazado hasta el monolito conmemorativo de Zaramaga, donde han realizado una ofrenda floral y han guardado un minuto de silencio.

(EFE).- Las familias y las víctimas de los sucesos del 3 de marzo en Vitoria han agradecido hoy el calor de las instituciones, partidos, sindicatos y de la sociedad vasca, pero han pedido más pasos a la política y al Gobierno central para que su reconocimiento sea «efectivo».

El Ayuntamiento de Vitoria ha ofrecido hoy una recepción oficial a los familiares de los cinco trabajadores que murieron el 3 de marzo de 1976 en la capital alavesa en el episodio más trágico de la historia de esta ciudad, en el que más de un centenar de personas resultaron heridas.

Miles de trabajadores de varias empresas de Vitoria que llevaban meses en huelga estaban celebrando una asamblea en la iglesia San Francisco de Asís cuando la policía entró con botes de humo al templo y les disparó con fuego real a medida que intentaban escapar saltando incluso por las ventanas.

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran (PNV), ha recordado que aquella «masacre indiscriminada e injustificada» acabó con la vida de «inocentes que luchaban por un mundo mejor y más justo para todos».

Las familias de Pedro María Martínez Ocio (27 años), Francisco Aznar Clemente (17), Romualdo Barroso Chaparro (19), José Castillo (32) y de Bienvenido Pereda (30 años) han recibido 40 años después unas placas personalizadas en las que Vitoria les traslada su cariño.

Al acto han asistido todos los partidos de la corporación, el diputado general de Álava, Ramiro González, y la directora de Víctimas y Derechos Humanos del Gobierno Vasco, Mónika Hernando. Con su presencia han manifestado el apoyo institucional y político vasco hacia las víctimas del 3 de marzo, algo que echan en falta por parte del Gobierno central.

Urtaran ha reconocido que «el cariño de la ciudad no es suficiente» y ha emplazado al próximo presidente del Gobierno de España a que ponga en marcha «una comisión de la verdad que investigue lo sucedido, depure responsabilidades y repare la memoria de los asesinados reconociéndolos como víctimas del terrorismo».

Nerea Martínez, sobrina de Martínez Ocio, ha dicho que si el Ayuntamiento decide finalmente personarse en la querella argentina contra los crímenes del franquismo será «un gran paso».

En cuanto a los «ataques fascistas» contra los monolitos en memoria de las víctimas, ha dicho que «las pintadas se pueden limpiar, las conciencias en cambio no».

Eva Barroso, hermana de Romualdo, que murió de un tiro cuando trató de defender a una madre con su hijo en el tumulto de la iglesia, ha recordado que el primer edil de Vitoria en 1976 no transmitió ningún pésame oficial a sus padres.

«El alcalde de 2016 nos da las condolencias (…) un gesto que le honra y que lleva paz a los míos», aunque ha advertido de que su familia no aceptaría «un cumplido meramente formal».

Tras la recepción en el Ayuntamiento, las víctimas han sido homenajeadas en el barrio Zaramaga, donde las autoridades locales, los sindicatos y los partidos han depositado flores en el monolito. A este acto se ha sumado también Jonan Fernández, el responsable de Paz y Convivencia del Ejecutivo.

La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, ha llevado un ramo de rosas a primera hora de la mañana, antes de acudir al pleno de la Cámara vasca, donde parlamentarios de EH Bildu han colocado cinco claveles en sus escaños en recuerdo de las víctimas, que luego han dejado en Zaramaga.

El secretario general de CC.OO. de Euskadi, Unai Sordo, que ha asistido al homenaje institucional, ha dicho que el 3 de marzo «es una fecha señalada en la historia de Euskadi» porque «el franquismo se terminó gracias al movimiento obrero».

Ignacio Funes (ESK) se ha alegrado de que organizaciones sindicales que en los 80 dejaron de celebrar esta fecha vuelvan a participar en el homenaje.

EH Bildu ha llevado a cabo un acto propio a mediodía y su portavoz en Vitoria, Miren Larrion, ha advertido de que quienes intentaron parar el movimiento obrero entonces «son los mismos que hoy imponen la reforma laboral, la ley mordaza y los recortes».

La presencia policial en las inmediaciones de Zaramaga era importante esta mañana y para esta tarde está prevista una gran manifestación que concluirá en el monolito.

Dejar respuesta