Primero, las familias han advertido que el sistema de reservas de las piscinas de Mendi puede llevarles a no poder apuntarse todos sus miembros, después los menores que no podrán ir si sus progenitores no pueden sacarse entrada de día, y ahora los problemas para los deportistas.

El sistema de reservas del Ayuntamiento para ir a las piscinas hace aguas por todos los lados.

Un ciudadano se queja en el Buzón Municipal que «para jugar a padel será necesario (además de reservar la pista) que los 4 jugadores reserven entrada a Mendi.

Esto carece de toda lógica, puesto que con los aforos reducidos, será casi imposible que todos consigamos reservar la entrada, y luego que la pista este también disponible.

Es prácticamente lo mismo que cerrar las pistas ¿en serio no había una manera más lógica de gestionar el padel, dejando entrar sólo a la hora de la reserva, por ejemplo?».

En tenis ocurre otro tanto de lo mismo.


Compartir

Dejar respuesta