La foto es el colmo del despropósito. Una acera arreglada hace dos semanas y así está ahora. Sí, recién arreglada. Anuncian la reparación de calles y así quedan.

Un ejemplo más. Recopilamos fotos de los últimos días en el Buzón Municipal que demuestran la decrepitud de Vitoria. Casi todo está roto o sucio. Mientras tanto, el máximo responsable de la ciudad, el alcalde, Gorka Urtaran, de risas en programas de televisión haciendo recetas. De trabajar por lo que se le paga… (por cierto, un sueldazo).

Esta situación (la de la foto) se produce cuando el Ayuntamiento anunciaba a bombo y platillo la tradicional campaña de refuerzo y bacheo del pavimento que se realiza cada año para mejorar el asfaltado de las carreteras de la ciudad con una inversión de más de casi 190.000 euros. Esta intervención se suma al Plan que cuenta con una inversión de 4 millones para realizar asfaltados profundos y mejoras en los aparcamientos disuasorios de la ciudad. Suficiente dinero para hacer las cosas bien y no como en el ejemplo.

MAS FOTOS

 


Compartir

4 Comentarios

  1. Pero con ciertas cosas da igual. Así lo indicaron los responsables de urbanismo cuando presentaron las supermanzanas en zabalgana. Se les comentó que los bolardos de plástico que estaban poniendo, casi al momento de instalarlos ya se estropeaban, porque no dejan espacio para la maniobra de los vehículos. A lo que comentaron que el gasto no era mucho y que era asumible. Si, asumible por todos, que si lo tendrían que hacer de sus bolsillos seguro que buscaban una solución que no les costara nada. Ya da que pensar que no haya «algún amiguito» que se esté llevando un dinerillo por la colocación o venta de esos bolardos. Da que pensar.

  2. Vitoria está muy dejada desde hace mucho tiempo. Las pintadas absurdas, la suciedad de las calles en el centro y también en las afueras, la falta de papeleras o papeleras a rebosar, los muebles viejos y un largo etcétera. Todo eso sin contar las obras, las chapuzas en general…
    Es cierto que mucho que ver tiene el ciudadano incívico pero, por lo general, en lugares donde todo se ve limpio la gente no tira cosas al suelo.
    No sé para qué se pagan impuestos si las cosas básicas no se hacen.
    Antes Vitoria era un ejemplo de limpieza y de cuidado, ahora, todo lo contrario.
    Señores políticos de la ciudad trabajen y hagan algo para el bien de Vitoria y sus ciudadanos.

Dejar respuesta