Hábitos ecológicos Bizkaia: Pequeñas empresas contra feroces gigantes
https://lavandulacosmetica.com/

EFE.- El consumo sostenible está al alza en Euskadi y cada día son más los vascos que retoman costumbres de generaciones anteriores como la compra a granel y que adoptan nuevos hábitos como lavarse el pelo con champú sólido, los dientes con dentífrico en comprimidos y la ropa con detergente ecológico.

La expansión en los últimos años de movimientos contra el abuso de plásticos y a favor de la reducción de residuos, del respeto animal y del consumo de productos de cercanía también se ha dejado notar en Euskadi, donde al albur de esta mayor conciencia ecológica han surgido nuevos negocios. Hay ejemplos más nuevos en Vitoria. 

COSMÉTICA NO TESTADA EN ANIMALES

Con una trayectoria más larga, Lavandula Cosmética, fundada en Otxandio (Bizkaia) por Ainhoa Aranburuzabala y Ainara Beobide, está especializada en productos de cuidado personal con ingredientes naturales y sin aditivos químicos, respetuosos con el medio ambiente y no testados en animales.

Aunque la tienda abrió sus puertas en 2019 ambas llevaban años elaborando y vendiendo cosméticos de manera informal. Finalmente apostaron por dejar sus trabajos, «lanzarse a la piscina» y convertir su afición en un medio de vida.

En este tiempo han constatado un aumento progresivo de la demanda de productos sostenibles. Sin embargo, también han sufrido los efectos de la inflación a raíz de la guerra en Ucrania y el interés por penetrar en este mercado de grandes empresas con capacidad para fabricar «millones de botes en un día».

Frente a un modelo con el que no pueden competir en cantidad, Ainhoa y Ainara ofrecen «lotes muy pequeños» nacidos de «un proceso controlado de principio a fin» y elaborados de manera artesanal en su propio laboratorio.

«Cada producto tiene su público y nuestros clientes valoran determinadas cosas» más allá del menor precio que ofrecen esas grandes corporaciones, explican estas dos emprendedoras, que desde el principio descartaron abrir su negocio en una ciudad ya que tenían claro que no querían perder su anclaje rural.

EL PAPEL DE LAS GRANDES EMPRESAS

El auge del mercado sostenible y respetuoso con animales y medio ambiente ha despertado el interés de las grandes cadenas de distribución y de tiendas online generalistas, lo que en ocasiones ha dejado sin sitio a negocios pioneros en este terreno pero de menor envergadura.

Es el caso de la «pequeña» cooperativa social con sede en Bilbao «Sin plástico» que se definía como «la primera tienda online en Europa con una filosofía residuo cero y libre de plástico».

Cerró a finales de 2022 tras diez años abierta incapaz de hacer frente a la «feroz competencia actual del mercado residuo cero online».

En su mensaje de despedida Marion de La Porte y Javier Barrios, fundadores del proyecto, se confesaron satisfechos por la mayor concienciación actual sobre la necesidad de desterrar el plástico, pero lamentaron verse abocados a cerrar ante la «competencia brutal y a menudo desleal» de las grandes compañías.

Algunas de ellas, denunciaron entonces, practican el «greenwashing» (apariencia de responsabilidad verde) ya que comercializan «falsos productos eco», ofrecen productos de residuo cero «al lado de otros contaminantes» y «tiran sus precios sin escrúpulos para ahogar a los pequeños negocios». EFE



Dejar respuesta