Pinchan en Vitoria los cursos de euskera para padres

La consejera de Gobernanza Pública y Autogobierno, Olatz Garamendi, ha recordado que la exigencia de un perfil lingüístico para trabajar en la Administración es un deber, no un «capricho», y ha precisado que no se han cambiado las «reglas de juego» en la OPE para la consolidación del personal interino.

Garamendi ha respondido así este lunes en una comisión parlamentaria a los representantes de Elkarrekin-Podemos IU, de PP+Cs y de Vox que han reclamado más «flexibilidad» en la exigencia de euskera porque consideran que «mucha gente» que lleva años trabajando en la Administración vasca se va a quedar fuera de este proceso.

Recientemente UGT advirtió de que el 82 % de los trabajadores tienen acreditado el perfil de su plaza, pero que aún queda un 18 % que, por diferentes motivos, todavía no lo han conseguido acreditar, lo que según el sindicato se traduce en que unos 1.000 trabajadores podrían quedarse sin plaza en la próxima OPE para interinos, una cifra que hoy a citado la representante de Vox, Amaia Martínez.

La consejera ha aclarado sin embargo que son alrededor de 500 las personas interinas que no tienen el nivel de perfil lingüístico fijado y «muchas menos» quienes están en plazas que no tienen un fecha de obligatoriedad para adquirir el perfil por lo que ha pedido que no se confunda a la población.

Ha precisado que más del 90 % de los trabajadores interinos tienen acreditado el perfil lingüístico de su puesto y ha recordado que el Gobierno Vasco ha facilitado durante años la posibilidad de formarse tanto dentro como fuera de la jornada laboral para lograr el nivel de euskera exigido.

Ha insistido en que hay leyes que regulan la utilización y exigencia del euskera que hay que cumplir, que la Administración debe garantizar el derecho de la ciudadanía a ser atendido en los dos idiomas oficiales de Euskadi y ha apelado a no «resucitar debates del pasado» en torno al euskera.

«Nuestra intención es que nadie vaya a quedarse en la calle», ha indicado Garamendi, quien ha precisado también que cuando se habla de estabilización no se trata hacerlo en una plaza en concreto, ya que cada persona en función de su titulación y méritos puede optar a una u otra.

La consejera ha recordado que más del 60 % de las 3.108 plazas que se van a convocar este año en la OPE de la Administración General de Euskadi se resolverán por concurso de méritos, sin exámenes, mientras que el resto se asignarán por oposición.

Garamendi ha indicado que en la primera convocatoria abierta con 1.272 plazas para las escalas de administración, auxiliar de administración, personal de apoyo y enfermería se han presentado hasta el momento 8.785 personas. Los exámenes tendrán lugar entre el 17 y el 18 de septiembre. La segunda fase de la OPE suma 1.836 plazas y se convocará antes del 31 de diciembre.

La consejera ha subrayado que se trata de reducir la «alta» tasa de interinidad en la Administración General con el objetivo de que este se sitúe en el 8 % que fija Europa.

El debate con los grupos parlamentarios se ha centrado en la exigencia del euskera. Jon Hernández de Elkarrekin Podemos-IU ha afirmado que no tienen intención de romper ningún consenso en torno al euskera pero ha reclamado «flexibilidad» y «rectificar» al Gobierno Vasco para evitar que «mucha gente» que acumula años de experiencia se pueda quedar fuera de este proceso por no tener el nivel de euskera exigido.

En concreto se ha referido al nivel máximo de euskera (PL4), que se exige en puestos de secretarios municipales. Al respecto Garamendi ha recordado que esos perfiles los han determinado los ayuntamientos afectados en el seno del Consejo Vasco de la Función Pública.

La representante de Vox ha acusado al Gobierno Vasco de «imposición lingüística» que limita el acceso al empleo público de «miles de vascos» y el de PP+Cs ha pedido «no forzar» la situación y exigir un nivel proporcional al uso real del euskera.

Desde el PSE-EE, Miren Gallastegi ha destacado la importancia de estos procesos para dar estabilidad y ha defendido la exigencia de un nivel de euskera adaptado a cada puesto de trabajo.

Estibaliz Larrauri del PNV ha afirmado que el perfil lingüístico es un elemento más de un puesto como lo es la titulación que se exige y ha recordado la «flexibilidad extraordinaria» que el Gobierno Vasco ha dado para poder aprender euskera. «Flexibilidad sí pero hay unos límites», porque hay que cumplir la normativa, ha resumido. EFE



7 Comentarios

  1. Pero, no se dan cuenta que la gente válida se marcha del País Vasco, entre otras por la exigencia del euskera??? Que quieren borregos a doquier??? Yo soy vasco, nacido en Vitoria y mis padres, abuelos y todos también y nunca lo hemos hablado, por qué ahora se nos exige?? Quién se llena los bolsillos???

  2. «La consejera de Gobernanza Pública y Autogobierno, Olatz Garamendi, ha recordado que la exigencia de un perfil lingüístico para trabajar en la Administración es un deber, no un «capricho»» No es tal deber, sino una imposición de un grupo político (hoy aparentemente mayoritario) en su afán por crear un estado independiente de España, para lo que resulta imprescindible un territorio, unos ciudadanos y un idioma, como en Cataluña, por ejemplo. El problema añadido aquí es que en Cataluña habla catalán hasta el gato, pero en Euskalherria no habla euskera casi nadie.

  3. Diga otra estupidez más Consejera y se lleva el primer premio.
    ¿No es más cierto que exigir el euskera para ingresar en la Administración Pública Vasca es una arma que utilizáis para “seleccionar” a vuestro antojo quien pasa y quien no?

  4. Un deber es garantizar vivir y dejar vivir. Una persona está por encima de una lengua, tiene derecho a vivir en libertad, y es lo que debe primar ante todos los deberes.

  5. A los parlamentarios, concejales y demás cargos políticos no se les exige ningún nivel de euskera. La imposición de un idioma ajeno a la mayoría de los vascos es una imposición totalitaria propia de n…s, para beneficiar a algunos y crear ciudadanos de primera y de segunda.

  6. Cuanto más impongas algo más asco y tirria le cogerá la gente, creo que no hace falta ser demasiado listo para saber eso.

    En cualquier caso, aquí se habla más árabe que vascuence, no hay mas que salir a la calle para percatarse de ello. En menos de 10 años el vascuence será una lengua muerta, el castellano la segunda lengua y el árabe la lengua mayoritaria y si no os lo creéis tiempo al tiempo.

Dejar respuesta