El hotel Ciudad de Vitoria cambia de imagen
foto web oficial

La cadena hotelera Silken, con sede en Vitoria, abrirá tres nuevos hoteles (no especifica dónde) en 2022 que, sumados a los dos que ha inaugurado en 2021, elevarán su porfolio a 35 establecimientos, y confía en entrar en beneficios el año que viene, tras dos años con las cuentas en negativo, afectadas por el parón de la actividad derivado de la pandemia de la covid-19.

En la presentación de la nueva identidad corporativa, el director general de Silken Hoteles, Javier Villanueva, ha defendido que la compañía «es mejor ahora que antes de la pandemia» porque en los meses en que han mantenido cerrados su establecimientos han incorporado activos y han invertido 25 millones de euros. IMAGEN:

En 2019 la compañía facturó cerca de 100 millones de euros y en 2020, en plena pandemia y con los hoteles cerrados, vendió en torno a un 40 % de lo registrado en 2019.

Para este 2021 esperan facturar más de 50 millones de euros, para entrar en beneficios en 2022 y volver a los niveles de ventas previos a la pandemia en 2023.

En 2020 Silken abrió dos hoteles, uno en Durango (Bizkaia) y otro en Estepona (Málaga) y espera acabar 2022 con tres nuevas aperturas, dos urbanas y una más vacacional, nacionales todas ellas, aunque no especificó donde.

El director general ha avanzado que tienen proyectos en el exterior, en ubicaciones «premium», tanto en el segmento urbano como en el de ocio, aunque no ha desvelado dónde se ubican. Se trata de proyectos «desde cero», que tardarán en concretarse en torno a dos años.

El año 2019 fue «excelente», con cifras «récord», y en ese momento la compañía se planteó redefinir su marca, coincidiendo con los 25 años de Hoteles Silken (se cumplían en 2020), que ahora revierte la marca y sitúa en primer lugar el nombre.

Villanueva ha destacado que la recuperación de los viajes de negocios es una realidad, sobre todo entre las pymes, «que no han dejado de viajar», aunque sí se han resentido los de las grandes empresas y en las grandes ciudades.

La recuperación va a ser más lenta en el segmento «mice» (reuniones de trabajo, viajes de incentivos, convenciones y ferias), aunque el ocio nacional «han funcionado muy bien».

Silken ya tenía interiorizado en su modo de trabajar la sostenibilidad y la digitalización, dos ámbitos que se han convertido en medulares, y que en este tiempo se han acelerado y la compañía «ha aprovechado».

Con el rediseño de la marca, Silken pretende reflejar una identidad «abierta, sencilla y acogedora». EFE


Compartir

Dejar respuesta