El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, y su equipo de Gobierno están jugando con fuego. En concreto con la cobertura de los móviles de los vitorianos.

No es la primera vez que juega con cosas serias. Ya lo hizo con el abastecimiento de agua, y las supuestas dificultades para garantizarlo a la ciudad, que luego no fueron tales.

Ahora con los sistemas y antenas que dan cobertura a los móviles. Aunque nos da la sensación que no se atreverá a llevarlo hasta el final, no vaya a ser que la líe.

Resumen de la historia:

Ayer se supo que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) recurrió la ordenanza municipal vitoriana vigente al considerar que vulnera los principios de necesidad y proporcionalidad previstos en la Ley de Garantía de la Unidad de Mercado.

Y hoy el Ayuntamiento ha anunciado que planteará a la corporación revisar la ordenanza reguladora de instalaciones radioeléctricas con la intención de que haya una red de antenas de telefonía más amplia pero con un nivel de emisiones menor.

Y la clave está ahí: el Ayuntamiento quiere más antenas. Que, por cierto, no son obligatorias para las empresa de telefonía, según informan fuentes conocedoras del proceso.

Quiere decir que de empeñarse en la petición, las empresas de telefonía podrían negarse y la conclusión sería la afectación a peores coberturas en los móviles.

Existe un informe jurídico de la anterior legislatura que ya hablaba de no poder hacer frente a determinados cambios. Aún así, el Ejecutivo de Urtaran sigue a lo suyo, aunque hoy con matices.

PNV reculando

La nota de prensa enviada hoy por el PNV a este respecto ya demuestra alguna marcha atrás. No definitiva, pero sí abre el camino a no seguir metiendo la pata.

El coordinador general de Urbanismo y Medio Ambiente del equipo de Gobierno municipal, Álvaro Iturritxa, ha anunciado hoy la revisión de esta ordenanza dentro de los límites marcados por la Ley de Garantía de la Unidad de Mercado y en colaboración con los operadores de telefonía.

Ya habla de colaboración, por tanto.

Pero no asume su responsabilidad y la lanza al resto de grupos políticos: «el equipo de gobierno municipal ha recordado hoy que el proceso judicial relacionado con la ordenanza de telecomunicaciones sigue adelante por decisión de la Junta de Portavoces», informa EFE.

Y el propio dirigente ya anuncia que es un litigio difícil.

Ha pesar de que se trata de un litigio «complicado», los servicios jurídicos municipales trabajan en defensa de la decisión municipal para que se mantengan los límites de radiación de las antenas por debajo del 0,1% uW/cm2 (micro vatios por centímetro cuadrado), dice.

Da la sensación de que estamos perdiendo tiempo y dinero.



Dejar respuesta