(EFE).- El centro de investigación vasco CIC energiGUNE ha desarrollado baterías sólidas de Li-ion de bajo coste que mejoran el rendimiento de las unidades de almacenamiento convencionales utilizadas en los satélites.


El proyecto Monbasa, liderado por el centro vasco en colaboración con Tecnalia y las empresas Gencoa (Reino Unido) y Nanospace (Suecia), permite reducir la cantidad de material en los componentes de las baterías utilizadas en los nanosatélites y, en consecuencia, mejorar la densidad de la energía de las mismas.

El proyecto se basa en la mejora de nuevas técnicas de procesado que permiten el uso de electrolitos sólidos integrados en una batería de alto voltaje, lo que posibilita que dichas baterías sean también compatibles con las técnicas que se utilizarán para fabricar una nueva serie de microsensores y que ya se están empezando a integrar en los satélites más avanzados.

Con el uso de los electrolitos sólidos las baterías mejorarán el funcionamiento en el vacío del espacio exterior y estarán dotadas de una robustez capaz de soportar las vibraciones y aceleraciones de la fase de lanzamiento, según los promotores del proyecto.

CIC energiGUNE, con sede en el Parque Tecnológico de Miñano (Álava), es la iniciativa en investigación en almacenamiento energético del departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, que cuenta con el respaldo de la Diputación Foral de Álava y del Ente Vasco de la Energía, así como de las principales empresas del sector de la energía y del almacenamiento de Euskadi: Iberdrola, Cegasa Portable Energy, Sener, Siemens-Gamesa, Ormazabal, Idom, Solarpack, Corporación Mondragón y Nortegas. EFE


Compartir

Dejar respuesta