celsa laminaciones arregui

EFE.- El comité de empresa de Celsa Atlantic (antigua Laminaciones Arregui) ha denunciado el «cierre a plazos» de las dos plantas alavesas que la empresa tiene en Vitoria y Urbina ante «la falta de un proyecto de futuro».

Su presidente, David García, ha acudido este jueves a la comisión de Desarrollo Económico de las Juntas Generales de Álava para exponer la situación de la plantilla en una comparecencia pedida en marzo por EH Bildu y Elkarrekin Araba y retrasada hasta julio por la evolución de la pandemia.

García ha repasado lo ocurrido en esta empresa desde 2012, periodo en el que ha habido 3 ERE de extinción, 5 ERTE, huelgas y juicios varios que han desembocado en que la empresa, a día de hoy, disponga de 95 trabajadores de los 356 empleados con los que contaba hace ocho años.

La firma despidió a ocho empleados el pasado mes de febrero, evitando así aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) de extinción, abrir una negociación y someterse al informe de Inspección de Trabajo.

El representante sindical de LAB ha explicado que hay «alternativa» a los despidos, ha reclamado «un proyecto industrial» que garantice el futuro de las plantas a medio y largo plazo y ha solicitado a las instituciones vascas que se impliquen en la «defensa del empleo».

A su juicio, la deriva de la empresa se produce porque no existe ningún plan de viabilidad ni previsión de «diversificar el producto» con el fin de ampliar su actividad a mercados diferentes a la construcción, como, por ejemplo, la automoción.

García ha opinado que la empresa va «sin rumbo» y que su desorganización es «bestial». Además, ha anunciado que el próximo miércoles día 9 se celebrará un juicio para dirimir el último ERTE presentado por Laminaciones Arregui a causa de la covid-19 que cuenta tanto con el rechazo de la plantilla como de «la Delegación de Trabajo».

El comité teme que tras este nuevo ERTE se producirán «noticias desagradables» y ha pedido a la Diputación alavesa que ayude a mantener el empleo y «presione» a la dirección para la continuidad de la actividad de las plantas en el territorio.

Laminaciones Arregui, dedicada a la fabricación de tubo recocido y su posterior galvanizado para el sector de la construcción, pasó por una etapa de gran conflictividad laboral que se cerró en falso en 2016, con un ERE declarado finalmente nulo y que se ha acrecentado durante los últimos dos años tras el despido de una decena de trabajadores. EFE


Compartir

Dejar respuesta