Urkullu quiere resolver el
foto irekia

Los principales partidos de la oposición al gobierno de Iñigo Urkullu han mostrado su disposición a lograr acuerdos de país pero han reclamado al lehendakari aclarar los «contenidos» y un cambio de rumbo porque los pactos, para EH Bildu, no sirven para seguir igual, y para Elkarrekin Podemos-IU deben primar lo público.

El Parlamento Vasco celebra este jueves el pleno de Política General en el que Urkullu ha invitado a la oposición a alcanzar cinco «grandes acuerdos de país»: los presupuestos para 2023, el plan para reforzar la Atención Primaria, el pacto educativo, la estrategia para el reto demográfico y la juventud, y el pacto energético.Urkullu ha anunciado además un programa de medidas dotadas de 400 millones de euros para hacer frente a la crisis energética provocada por la invasión rusa de Ucrania y ha reclamado una comisión permanente entre el Gobierno Vasco y el central para garantizar el cumplimiento del Estatuto de Gernika en su integridad, entre otras cuestiones.

Tras la intervención del lehendakari todos los grupos parlamentarios han hecho una primera valoración antes de la sesión de esta tarde en la que intervendrán de menor a mayor representatividad.

La parlamentaria de EH Bildu Nerea Kortajarena ha recordado que llevan reclamando acuerdos de país desde 2016, y por ello ha dicho que «bienvenidos sean», pero ha pedido a Urkullu que aclare los contenidos, el para qué, si son para mantener lo mismo o para cambiar el rumbo.

El principal partido de la oposición también ha solicitado aclaración sobre con quién quiere esos acuerdos. Kortajarena ha precisado que es impensable afrontar los cambios sin un mayor autogobierno y ha opinado que el pleno de hoy ha sido el de la «confirmación» de que Urkullu «tira la toalla» en materia de nuevo estatuto porque «solo» ha reclamado el cumplimiento íntegro del actual cuando han pasado 43 años desde su aprobación.

La portavoz parlamentaria de Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi, ha asegurado que su formación está «dispuesta» y «predispuesta» a los acuerdos pero ha recalcado que estos vendrán determinados por el contenido y que ahí es donde se tiene que primar el valor de los servicios públicos. También ha recordado que los pactos son para cumplirlos.

Gorrotxategi ha reconocido que ha escuchado «medidas concretas» por parte del lehendakari para afrontar la crisis pero ha recordado que habrá que esperar a los detalles y ver en qué quedan los 400 millones anunciados.

Desde el PP, Carmelo Barrio no se ha pronunciado en esta primera valoración a la propuesta de pactos pero ha acusado a Urkullu de falta de autocrítica y ha opinado que la ciudadanía no se está acordando en este momento de las transferencias sino que está preocupada por sus bolsillos.

Ha insistido en reclamar una rebaja de impuestos y ha dicho estar preocupado porque Urkullu no se haya referido en su discurso a la situación de las «libertades» en Euskadi.

Desde Vox, su única parlamentaria, Amaia Martínez, tampoco se ha referido a la propuesta de pactos del lehendakari y ha denunciado su «autobombo y falta de autocrítica» ante la situación «dramática» que viven los vascos y la ausencia de referencias en su discurso a la «imposición lingüística» del euskera, a la inseguridad ciudadana y a la cesión de espacios públicos a la «simbología etarra».

En cambio, los partidos que gobiernan en coalición, PNV y PSE-EE, han respaldado las medidas del lehendakari y el portavoz parlamentario nacionalista, Joseba Egibar, ha invitado a la oposición a sumarse a los acuerdos de país para «salir de la mejor manera» de la crisis y ser «más fuertes».

En relación a un nuevo estatuto político, Egibar ha dicho que es necesario «buscar el momento político» y negociar con el PSOE para dar un encaje a las cuestiones de identidad de Cataluña y Euskadi y al modelo territorial como así se recogía en el acuerdo firmado por PNV y los socialistas para la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, aunque ha constatado el «corsé» que ha impuesto el Partido Socialista en relación a este asunto.

También Ekain Rico, del PSE-EE, ha tendido la mano a partidos políticos y agentes sociales y económicos para llegar a grandes acuerdos, aunque ha recordado que los dos partidos que sustentan el Gobierno Vasco tienen la mayoría parlamentaria suficiente.

Rico ha puesto en valor todas las medidas implementadas por el Ejecutivo autonómico dirigidas a la «clase media trabajadora» y ha destacado la «fortaleza» de la economía vasca y la creación de empleo, cuestiones que permiten ser «optimistas». EFE



Dejar respuesta