Ahora mismo la calle Correría de Vitoria está colapsada con decenas de obstáculos.

Conos, pivotes, planchas… llena la calle ante el estupor de los viandantes que se encuentran en el pincho-pote.

Esta situación tiene que ver con arreglos de baldosas de mala manera y a última hora.

 



Dejar respuesta