foto irekia

Los consejeros del Gobierno Vasco comenzarán este lunes a desgranar en el Parlamento las partidas de sus respectivos departamentos recogidas en el proyecto de presupuestos de 2021 que asciende a 12.442 millones de euros, un 5,7 % más que el de 2020, el más alto de la historia de Euskadi.

El encargado de abrir la ronda será, como suele ser habitual, el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, titular del área que ha elaborado el proyecto de cuentas del próximo año con el objetivo de encarar la reconstrucción social y la reactivación económica y del empleo tras la crisis generada por la pandemia de la covid-19.

Ese mismo lunes pasarán por la Cámara autonómica representantes de Lehendakaritza, el vicepresidente primero y consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, y la vicepresidenta segunda y titular de Trabajo y Empleo, Idoia Mendia.

El martes será el turno del consejero de Educación, Jokin Bildarratz, de la responsable de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, Arantxa Tapia, de la de Gobernanza Pública y Autogobierno, Olatz Garamendi, y cerrará la jornada el de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes, Iñaki Arriola.

El miércoles irán al Parlamento la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, la de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, el de Cultura y Política Lingüística, Bingen Zupiria, y el titular de Turismo, Comercio y Consumo, Javier Hurtado, encargado de dar por concluida la ronda.

Las cuentas públicas tienen garantizada su aprobación el próximo 11 de febrero, cuando está fijado el pleno para el debate y votación final, ya que el PNV y el PSE, socios en el Gobierno Vasco, cuentan con mayoría absoluta en la Cámara de Vitoria, aunque el consejero Azpiazu intentará recabar el apoyo de algún grupo de la oposición con los que se va a reunir en enero.

De hecho Azpiazu ya ha cerrado el calendario de reuniones con ellos. Arrancará el lunes 11 de enero con EH Bildu y Vox. Al día siguiente está citado el PP+Cs y la ronda concluirá el 13 de enero con Elkarrekin Podemos-IU, formación que el año pasado permitió con su abstención la aprobación de las cuentas.

El proyecto presupuestario aprobado el pasado martes destina casi 8 de cada 10 euros a Salud, Educación, Empleo y Políticas Sociales y el gasto real supera en 770 millones (+7,1 %) al del año pasado gracias a que la caída de ingresos se paliará con la relajación del déficit hasta el 2,2 % y con un mayor endeudamiento que prácticamente se triplica, al preverse emisiones por 1.784 millones.

El borrador presupuestario, que no tiene en cuenta el dinero que pueda llegar del fondo europeo de reconstrucción, recoge un «fuerte» incremento en Salud (+226,6 millones) y Educación (+169 millones), un alza de la inversión pública del 6,4 % hasta los 995 millones sin contar la Y vasca ni la Variante Sur Ferroviaria, y un aumento de 536 millones (+9,7 %) en el gasto en I+D. EFE


Compartir

Dejar respuesta