foto ajena a la informacion

Los trastornos mentales más frecuentes entre las mujeres embazadas son los depresivos, que afectan a una de cada diez mujeres en esta situación, mientras una de cada quince sufre ansiedad por preocupaciones centradas en la salud del bebé recién nacido.

La psiquiatra del Hospital Universitario Vall d’Hebron y experta en salud mental de la mujer Gemma Parramon, que participa en el XXXII Curso Nacional de Actualización en Psiquiatría de Vitoria que se inaugura este miércoles, alerta además de que estas dolencias «son dos de los mayores factores de riesgo para los trastornos mentales postparto».

El embarazo se asocia con un mayor riesgo de sufrir trastornos mentales graves, lo que incluye tanto reagudizaciones de enfermedades preexistentes, como la aparición de nuevos trastornos.

A pesar de ello hay pocos estudios que orienten el tratamiento de estas mujeres, se lamenta.

Estos trastornos incluyen la depresión postparto de diversa gravedad, que es relativamente común; los trastornos de ansiedad, principalmente por preocuparse por la salud del bebé; y el estrés postraumático, que puede surgir tras un parto traumático o puede reflejar un trauma previo al embarazo.

Hay otro trastorno «poco frecuente pero muy grave» que es la psicosis postparto, que aparece de «forma abrupta en el postparto inmediato (en un plazo de dos semanas) y requiere de una atención hospitalaria psiquiátrica urgente», señala Parramon, que va a participar en el taller ‘El puerperio: la vulnerabilidad en una etapa clave de la mujer’.

La psicosis postparto se da en 1 de cada 1.000 partos, y debido a su gravedad y a una evolución «imprevisible, existe un riesgo significativo para la madre y el bebé si no se trata (suicidio e infanticidio, en cada caso)».

Otros trastornos que pueden empeorar o reaparecer después del parto están relacionados con la conducta alimentaria y con el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). Este último genera «mucho miedo y angustia» a la madre, que teme que su comportamiento pueda terminar en un daño al bebé. «Estos pensamientos no están asociados con un daño directo real y tienen un tratamiento bastante eficaz», apunta Parramon.

Consecuencias para la madre y para el bebé

Una enfermedad psiquiátrica durante el embarazo no tratada, señala la experta, «aumenta las consecuencias adversas tanto en la madre como en el bebé» tras el parto y, de hecho, el suicidio materno es «la principal causa de mortalidad materna en el primer año postparto».

En el caso del bebé se observan «más complicaciones obstétricas, como mayor riesgo de bajo peso al nacer, prematuridad, trastornos del vínculo y desnutrición durante el primer año de vida y en casos muy raros pero muy dramáticos, infanticidio».

Ante las consecuencias que puede tener un trastorno mental perinatal no tratado, esta psiquiatra reclama una atención integral a la salud mental durante el embarazo que vaya desde la promoción de la salud mental, a la prevención y la detección de síntomas, hasta disponer de recursos necesarios para una «intervención especializada, escalonada y adaptada a cada caso».

La conferencia inaugural del XXXII Curso Nacional de Actualización en Psiquiatría, que por segundo año consecutivo se celebra de forma conjunta con el III Congreso Nacional de la Sociedad Española de Psiquiatría Clínica, tendrá lugar esta tarde de la mano del arquitecto Luis Fernández-Galiano que hablará de ‘La Ciudad Saludable’.

El también catedrático emérito de la Universidad Politécnica de Madrid defiende que «si las ciudades superan sus tres grandes desafíos, la congestión -con los problemas de tráfico y contaminación-, la seguridad y la salubridad, las ciudades son el mejor escenario» para vivir.

«La urbe densa, compacta y compleja ofrece inmejorables oportunidades de desarrollo personal y profesional, porque el mercado de trabajo lo es también de los afectos. Para ello, sin embargo, debe evitar tanto el hacinamiento como la dispersión, porque ambos extremos son fuente de trastornos económicos, ecológicos y sanitarios», asegura. EFE



Dejar respuesta