(EFE).- La nueva ficción histórica de Televisión Española, «Carlos, Rey Emperador», llega este lunes a la pequeña pantalla con «el reto» de reeditar el éxito de «Isabel», que se despidió el pasado diciembre con récord de espectadores y una cuota de pantalla del 19,4 %.

Sin embargo, advierte el coordinador del guión, José Luis Martín, «quien piense que va a ver la cuarta temporada de ‘Isabel’ se va a llevar un chasco», aunque sí es cierto que ambas ficciones están enlazadas por la aparición en el tramo final de «Isabel» del personaje de niño de Carlos V, nieto de los Reyes Católicos.

«Carlos, Rey Emperador» es una producción con la «denominación de origen de TVE», la única cadena capaz de rodar una ficción histórica de este corte, a juicio del director de contenidos del ente, Paco Díaz Ujados, quien hoy ha presentado la serie en el Festival de Televisión de Vitoria, junto con parte del elenco y los productores.

El primer capítulo se preestrena hoy en el marco de este festival, por cuya alfombra naranja desfilarán esta noche los principales intérpretes de la serie, que protagonizan Álvaro Cervantes como Carlos V y Blanca Suárez en el papel de su mujer y «amor verdadero», Isabel de Portugal.

En el reparto también figuran intérpretes de la talla de Alfonso Bassave, Marina Salas, Juanjo Puigcorbé, Nathalie Poza, Félix Gómez y Víctor Clavijo, entre el centenar de actores que han dado vida a otros tantos personajes históricos.

Las «grandes dimensiones» de la serie tienen su reflejo en los más de mil profesionales técnicos y artísticos que han trabajado en el proyecto y en los 150 figurantes de cada capítulo. Además se ha rodado en escenarios como la Alhambra de Granada, la catedral de Toledo y el Monasterio de Yuste (Cáceres), así como en un plató de 3.000 metros -los mismos en los que se grabó «Isabel»- que recrea el colorido de principios del siglo XVI, en pleno Renacimiento.

Este despliegue de medios radica en que para entender a Carlos V «hay que contar todos los universos que lo rodean» y en su vida tuvo gran importancia lo acontecido en países rivales; en América, cuyo descubrimiento era muy reciente; o en el Vaticano, desde donde los Papas ejercían su poder, ha precisado el director, Oriol Ferrer.

La acción arranca en el año 1517 cuando Carlos de Habsburgo llega a España con apenas 17 años para hacerse cargo, a la muerte de su abuelo Fernando El Católico, de los reinos de Castilla, León y Granada. El también heredero del Imperio Germánico sumaba así estos territorios a los de Borgoña, Países Bajos, el Franco Condado, Artois, Nevers y Rethel.

La serie repasa la vida de Carlos V hasta su muerte en 1558, dos años después de que el monarca, enfermo y acuciado por las penurias económicas, se retirara al Monasterio de Yuste y dividiera su imperio entre su hijo Felipe y su hermano Fernando.

A pesar de los cuarenta años que transcurren entre el primer y el último capítulo los actores serán los mismos de principio a fin. Esto ha supuesto un arduo trabajo de caracterización y la implicación de los propios intérpretes, entre ellos, el protagonista, que ha adelgazado 12 kilos para reflejar el declive físico del rey.

Álvaro Cervantes ha asegurado que ha tratado de dar vida a un personaje que «por encima de ser emperador, era un hombre son sus contradicciones y sus miedos», mientras que su esposa en la ficción, Blanca Suárez, ha valorado «el reto» de preparación y documentación que ha supuesto interpretar un personaje del siglo XVI.

Tras la emisión cada lunes de los capítulos de «Carlos, Rey Emperador», producida por Diagonal TV (que consiguió junto a TVE el Premio Nacional de Televisión por «Isabel»), TVE programará «El mundo de Carlos», un especial en torno a la serie que acercará la historia de este periodo al espectador a través de entrevistas a historiadores, asesores de la serie, así como a los actores y directores de esta producción.

El proyecto se completa con el rodaje de la película para el cine, «La corona partida», que actualmente está en fase de producción y que podría estrenarse a principios de 2016.

El filme estará unido al final de «Isabel» y enlazará con el inicio de «Carlos, Rey Emperador», aunque su visionado «no es imprescindible» para comprender la trama de esta última serie, ha asegurado Díaz Ujados.

fOTO: tve



Dejar respuesta