Las ejecuciones hipotecarias o embargos de viviendas ascendieron el pasado año en Euskadi a 102, es decir 21 más que en 2019, lo que supone un ascenso del 25,9 %, según los datos publicados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este ascenso contrasta con la bajada registrada en 2019, cuando los embargos de viviendas bajaron un 16,5 % en la comunidad autónoma.

El año pasado hubo en Euskadi 178 ejecuciones hipotecarias, 102 sobre viviendas, 4 de fincas rústicas, 4 sobre solares y 68 de otras fincas urbanas como oficinas, garajes y trasteros.

De las 102 viviendas embargadas el pasado año en Euskadi, 99 eran usadas y 3 nuevas, y 98 eran de personas físicas y 4 jurídicas.

El INE también ha dado datos sobre el último trimestre del año, periodo en el que se iniciaron 68 ejecuciones hipotecarias en el País Vasco, de las cuales 40 fueron sobre viviendas, 3 sobre fincas rústicas, 1 sobre solares y 24 sobre otro tipo de fincas urbanas como oficinas, garajes y trasteros.

En los últimos tres meses de 2020 todas las viviendas embargadas eran usadas y de personas físicas. EFE


Compartir

Dejar respuesta