Autobuses de Vitoria cobran 2 veces el mismo viaje

El seguimiento de la huelga feminista en Osakidetza en el turno de noche ha sido de solo el 0,26 %, cifra que ha subido al 5,6 % en el turno de mañana, según los datos del Servicio Vasco de Salud. Los autobuses en Vitoria lideran el seguimiento en Euskadi, aunque con un 14%

En el turno de noche, por territorios, el seguimiento ha sido del 0,56 % en Álava, del 0,20 % en Bizkaia y del 0,17 % en Gipuzkoa, y por categorías profesionales, ha sido nula en médicos, del 0,17 % en enfermería y del 0,81 % en el resto de categorías.

En el turno de mañana el seguimiento en Osakidetza ha sido del 5,60 %. Por territorios, ha sido del 5,96 % en Álava, del 4,79 % en Bizkaia y del 6,75 % en Gipuzkoa, y por categorías profesionales, ha del 3,30 % en facultativos, del 6,72 % en enfermería y del 6,49 % en el resto de categorías.

En Renfe no ha tenido incidencia y en los autobuses urbanos de Vitoria (Tuvisa), el seguimiento del paro ha sido del 14 %, ya que de las 103 personas que entraban a trabajar en el primer turno han hecho huelga 15.

Las convocantes de la huelga feminista la consideran «histórica»

 La huelga general feminista por los cuidados ha sido calificada de «histórica» por las convocantes por su valor cualitativo y por la participación en las manifestaciones, aunque su incidencia laboral no haya sido grande.

La huelga está convocada en el País Vasco y Navarra por el Movimiento Feminista de Euskal Herria y la mayoría sindical abertzale liderada por ELA y LAB, y ha contado con el apoyo político de EH Bildu, que no ha participado hoy en los plenos institucionales, Podemos y Sumar.

Según el movimiento feminista, el paro ha tenido una incidencia del 70 % en la escuela pública, del 75 % en ikastolas y las universidades han estado «paralizadas», mientras que en Sanidad, salvo centros de salud, y residencias, los servicios mínimos han impedido el paro, según han criticado.

La radio televisión pública vasca solo ha emitido informativos, y el paro también ha sido secundado en las publicaciones Gara y Berria.

En los ayuntamientos han destacado el seguimiento en municipios guipuzcoanos, muchos de ellos gobernados por EH Bildu, el «importante» paro en los alaveses y la incidencia que ha tenido en el este de Bizkaia y en el de Bilbao.

En la industria, han asegurado que el paro ha tenido incidencia en Gipuzkoa y en las comarcas vizcaínas de Artibai y el Duranguesado.

Lo más destacado de la huelga durante la mañana han sido los piquetes, con dos detenidas en Vitoria y «muchísimas» identificadas, según las convocantes, en toda Euskal Herria y las manifestaciones «lentas», que han congregado a miles de personas y han causado problemas de tráfico en las ciudades.

La portavoz del Movimiento Feminista de Euskal Herria Naia Torrealdai ha calificado, en declaraciones a los periodistas en Bilbao, la jornada de «día histórico» y ha apuntado que el problema de los cuidados «es un conflicto económico, político y cultural».

Torrealdai ha incidido en los problemas de las trabajadoras de cuidados y del hogar, muchas de ellas migrantes, como la regulación del trabajo de las internas y la derogación de la ley de Extranjería.

La coordinadora general de LAB, Garbiñe Aranburu, ha sostenido que realizar la «primera» huelga feminista es un «hito que hay que remarcar», por lo que ha hecho una valoración «muy positiva» de un paro con una respuesta «muy importante».

«Lo que estamos viendo es que la transformación y la revolución de los cuidados ya es imparable» y hoy se ha dado un «avance muy importante, un paso de gigante», para reivindicar los «imprescindibles» trabajos de cuidados y la necesidad de que sean públicos y compartidos, ha señalado.

Aranburu ha recalcado: «Con días como el de hoy, nos estamos empoderando, nos estamos plantando, nos estamos revelando y ya estamos diciendo basta».

La secretaria general adjunta de ELA, Ainhoa Muñoa, ha considerado que la huelga es un «éxito» porque «hay miles de personas que están participando en las movilizaciones convocadas en más de 100 pueblos y ciudades» y se ha logrado «poner sobre la mesa el debate de los cuidados».

«El Gobierno vasco y el Gobierno de Navarra -ha sostenido- tienen que dar una respuesta a esta huelga, no pueden hacer oídos sordos ante las reivindicaciones de decenas de miles de trabajadores y trabajadoras que hoy han salido a la calle» y deben abordar un nuevo sistema de cuidados con «corresponsabilidad y que sea público, gratuito, universal y de calidad».

En Bilbao la manifestación de la mañana, formada por cuatro columnas que se han unido en el centro de la capital, ha congregado a varios miles de personas y a su paso han cerrado los comercios, que han vuelto a abrir inmediatamente después.

En San Sebastián varios miles de personas se han manifestado, bajo la lluvia, por las calles del centro, encabezadas por una pancarta de la entidad feminista vasca ‘Denon bizitzak erdigunean’ en la que se exigía, en euskera, que no se haga «negocio» con «los cuidados».

La marcha ha partido sobre las 12.45 horas del Boulevard donostiarra, adonde previamente habían ido llegando columnas de manifestantes procedentes de distintas zonas de la ciudad, con banderas moradas y gritos en favor de «la lucha feminista».

Los participantes, en su mayoría mujeres pero también muchos hombres y niños, han portado pancartas de diferentes entidades del ámbito de la izquierda y el feminismo, como Itaia, y organizaciones estudiantiles como Ikasle Sindikatua y Ezker Iraultzailea, y han coreado consignas reivindicando «un sistema público de cuidados» o «condiciones laborales y de vida iguales para todos».

«Gizonak etxera ta komunak garbitzera» (los hombres, a casa y a limpiar váteres) ha sido otro de los lemas coreados durante la marcha, que ha discurrido por una ciudad con los comercios abiertos pero menos actividad de lo habitual y con las paradas de autobús con colas de usuarios esperando a los servicios mínimos.

Un grupo de manifestantes se ha encadenado en los soportales del Palacio Foral de Gipuzkoa, donde permanecen gritando consignas relativa a la gestión de los cuidados y a la lucha feminista.

En Álava la jornada de huelga ha comenzado con los piquetes en las zonas industriales. En la entrada de la planta de Michelin, dos mujeres han sido detenidas por la Ertzaintza acusadas de desórdenes públicos sobre las 4.30 horas de la madrugada.

Los arrestos se han producido cuando al parecer un piquete trataba de impedir la entrada de trabajadores a la fábrica y la Ertzaintza ha cargado contra el piquete. Durante la mañana las dos mujeres han quedado en libertad.

Posteriormente, sobre las ocho, cinco mujeres se han encaramado a la valla ante la sede del Gobierno vasco en Lakua, y tras bajar, han sido identificadas por la Ertzaintza.

Durante la mañana se han sucedido las caceroladas en barrios, y a la una de la tarde unas doscientas personas se han sumado a un «paseo reivindicativo» desde la oficina de Lanbide de la calle Zumaquera, pasando por distintos lugares de la ciudad relacionados con los cuidados, como la Seguridad Social, Diputación, Ayuntamiento y Hospital de Santiago hasta la plaza de Santa Bárbara. EFE



5 Comentarios

  1. En la empresa en que yo trabajo, las mujeres reciben privilegios, como cuotas en puestos directivos y ayudas que no tenemos los hombres, así que sería hipócrita ir a la huelga cuando saben que están siendo favorecidas. ¿No?.
    Yo creo que en Euskadi ,no hay ninguna mujer que cobre menos por el mismo trabajo y las mismas horas, claro. Es absolutamente ilegal, así que tampoco entiendo muy bien, que piden en esta huelga.

    • Piden mas privilegios, mas cuotas.

      Si quieres convertir un problema menor en uno mayor legisla sobre ello
      Si quieres agravarlo aun mas, y cronificarlo, subvencionalo.

      No hay mejor plan politico si quieres separar a la sociedad.

    • Totalmente de acuerdo no se de ninguna mujer que realizando el mismo trabajo cobre menos,pero manipular y hacer creer a la opinión ese tipo de cosas es necesario para justificar chiringuitos.

  2. Si fuera así, que las mujeres cobran menos que los hombres por el mismo trabajo y condiciones, nadie contrataría a un hombre y no habría mujeres en paro.
    Por mucho que se repita una mentira, no se convierte en verdad.
    Sí que es cierto que la fina lluvia de las mentiras al final cala en una sociedad adocenada.
    Qué penita

  3. ¿Día histórico? Más bien día histérico.

    Una cosa es que presionemos a los empresarios para que nos paguen más a los obreros, cosa buena ya que nosotros mismos reinvertimos ese dinero en la región y reactivamos la economía, que en última instancia les beneficia también a ellos.
    Pero tocarles los coj*nes simplemente porque feminismo es lamentable, nos hace menos competitivos a los vascos ya que genera desconfianza y aleja posibles inversiones, somos una CCAA con un absentismo brutal y encima nos quejamos literalmente por TODO.
    Yo pensé que los vascos eramos honestos y trabajadores, no se que ha pasado pero cada día me avergüenzo más de nosotros mismos.

Dejar respuesta