[spb_column width=»1/2″ el_position=»first»] [spb_single_image image=»717″ image_size=»full» frame=»noframe» intro_animation=»fade-from-left» full_width=»no» lightbox=»yes» link_target=»_self» width=»1/1″ el_position=»first last»] [spb_text_block pb_margin_bottom=»no» pb_border_bottom=»no» width=»1/1″ el_position=»first last»]

Baskonia 87-67 Manresa

[/spb_text_block] [/spb_column] [spb_text_block pb_margin_bottom=»no» pb_border_bottom=»no» width=»1/2″ el_position=»last»]

El partido ha arrancado con un ritmo anotador mucho más bajo que el pasado viernes contra Galatasaray cuando el público asistió a una exhibición de artillería ofensiva. Más sólido atrás que en otras ocasiones, Baskonia ha conseguido ponerse por delante en el marcador desde los primeros minutos, aunque sin llegar a romper el partido. Un voluntarioso Manresa, liderado por Grimau y White conseguía no descolgarse, aunque dejaba la impresión de andar corto de recursos para frenar la batería anotadora de los de Crespi.

En el segundo cuarto Baskonia ha seguido trabajando bien la defensa y el ataque con un Sasha Vujacic totalmente integrado en el juego a pesar de no llevar ni una semana en Vitoria. Poco a poco el equipo ha ido aumentando su ventaja en el marcador hasta consolidarla en el entorno de los 10 puntos en los minutos más serios de Baskonia esta temporada. Varios chispazos de Bertans, Vujacic y Heurtel, que cuando conectan consiguen que el Buesa se ponga en pie, han puesto la directa para los azulgranas y la ventaja ha empezado a rondar los 20 puntos.

El tercer cuarto ha comenzado con un Baskonia dando un puñetazo encima de la mesa y ampliando todavía más su ventaja.  Hacía tiempo que no se vivía con tanta tranquilidad un partido en el Buesa Arena. Los jugadores  también lo han sabido aprovechar e incluso hemos podido ver Basket de fantasía con un público totalmente entregado.  Con el partido ya roto el Baskonia se ha plantado en el último cuarto con un contundente 77-43 en el marcador.

Con la victoria ya en el bolsillo, Baskonia se ha dedicado a darse un auto homenaje que necesitaban tanto los jugadores como la grada tras un comienzo errático de temporada.

[/spb_text_block]


Compartir

Dejar respuesta