seguridad social afiliados
seguridad social

EFE).- Euskadi ha ganado 1.607 afiliados extranjeros a la Seguridad Social en Euskadi en mayo, hasta alcanzar los 66.518, un 2,61 % más que en el mes anterior.

Según ha informado el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, en la comparativa con mayo de 2018, los afiliados extranjeros se han incrementado en un 8,94 %, lo que suponen 5.457 inscritos más.

La evolución tanto intermensual como interanual ha sido positiva en las tres provincias vascas. En Álava el aumento con respecto a abril ha sido del 6,71 %, con 766 afiliados extranjeros inscritos más, seguida de Bizkaia, con un incremento del 1,83 % ( 551 más) y de Gipuzkoa, con una subida del 1,59 % (373).

Gipuzkoa ha sido sin embargo la provincia en la que más ha subido porcentualmente la afiliación en comparación con mayo de 2018, con un crecimiento del 10,23 %, 2.205 afiliados más; seguida de Álava, donde los inscritos extranjeros han crecido un 9,61 % con respecto al año anterior (1.068 más) y Bizkaia, con un incremento del 7,69 % (2.184).

Del conjunto de afiliados extranjeros a la Seguridad Social en Euskadi, 42.468 están en el régimen general, 11.048 son autónomos, 10.964 en el del hogar, 1.690 en el agrario y 348 en el del mar.

Por lugar de procedencia, 45.164 son de países de fuera de la unión europea y 21.355 de la UE. Entre los no comunitarios, los marroquíes son los más numerosos (6.382), seguidos de los nicaragüenses (3.696) y colombianos (3.369). De la UE el grupo de afiliados más importante es el de los rumanos, con 9.891 inscritos, seguidos de los portugueses (4.220) y de los italianos (1.717).

Los cotizantes extranjeros en el País Vasco representaron en mayo el 3,09 % del total nacional.

En toda España, la Seguridad Social sumó 68.749 afiliados extranjeros de media en mayo con respecto a abril (3,3 % más) hasta alcanzar 2.155.149 ocupados foráneos, marcando así el mayor número de ocupados desde que hay registro. Con respecto a mayo de 2018, los afiliados se incrementaron en 151.087, un 7,54 %. EFE



1 Comentario

  1. A finales de 2018 había empadronados en España un total de 3.836.006 ciudadanos extranjeros no europeos. De todos ellos, 3.488.050 se encontraban en edad de trabajar. Sin embargo, tan sólo 1.147.662 se encontraban cotizando a la Seguridad Social y pagando nuestras pensiones.
    Esa cifra supone que tan sólo un 32,9% de los inmigrantes no europeos en edad de trabajar se encuentran realmente trabajando. El resto, 2.340.388 se encuentran en situación de desempleo. En estos datos no se tiene en cuenta ni las personas menores de 16 años ni las mayores de 65, y tampoco se contabilizan a aquellos ciudadanos en situación irregular -sin tarjeta de residencia-.
    La cifra es muy alarmante. Teniendo en cuenta que la mayoría de personas que no están cotizando ahora mismo se encuentran cobrando prestaciones sociales, podríamos confirmar que cada inmigrante nos está costando dinero. La balanza es desalentadora. Las cifras no permiten mantener el sistema y desmienten rotundamente la tan manida frase de que nos pagarán las pensiones del futuro.

Dejar respuesta