Foto Ramiro Gonzalez

EFE).- En el National Mall de Washington D.C., en el corazón de la ciudad, se escucha hoy hablar en euskera como nunca antes en el centro de la capital norteamericana, «tomado» por vascos procedentes de Euskadi y de la diáspora, que participan en el festival de las culturas Smithsonian Folklife Festival. Álava está representada por Ramiro González, diputado general, y por Javier de Andrés, presidente del PP local.

El festival se ha inaugurado hoy con Euskadi como región invitada en su 50 edición, que se desarrolla hasta el 4 de julio y entre el 7 y el 10 del mismo mes.

En el National Mall, una explanada al aire libre, se levanta un «trozo de Euskadi», en el que el visitante curioso e interesado por la cultura vasca puede jugar a pelota en un pequeño frontón, participar en talleres de txalaparta, elaborar «pintxos», conocer cómo se produce el queso de Idiazabal o la sal del Valle alavés de Añana, aprender distintas disciplinas artesanales como la elaboración de alpargatas o recibir alguna clase de euskera.

En la primera y soleada jornada del festival, el visitante puede dar una vuelta por las casetas sin aglomeraciones de gente. Los organizadores esperan una mayor afluencia de personas durante el fin de semana, con la previsión de que el evento reciba más de un millón de visitantes.

Un paseo por el pueblo vasco recreado en el centro de Washington ofrece escenas como la de un grupo de norteamericanos en una clase de euskera, repitiendo los números del uno al diez en lengua vasca: bat, bi, hiru, lau…, se les oye.

Les guía José Ignacio Zinkunegi, «Kinku», responsable del aprendizaje de euskera en las «euskal etxeak» del mundo, quien asegura a los periodistas que el euskera es «la puerta de entrada» a la cultura vasca para la gente que siente curiosidad por ella fuera de Euskadi.

De las 180 «euskal etxeak» que hay repartidas por el mundo, en cerca de 80 se imparten cursos de euskera. En EEUU hay casi 15 centros vascos y unos veinte grupos de euskera, en los que participan unos 250 alumnos.

En el frontón instalado en el Mall, el visitante encuentra al presidente de la federación de pelota vasca en EEUU, Xabier Berroeta, hijo de un inmigrante originario del navarro Valle del Baztán. Según admite, su especialidad constituye el aspecto más conocido de la cultura de Euskadi en EEUU, donde se juega una variación de la pelota vasca.

Por su parte, la redera María Elena, tras toda una vida haciendo redes de pesca en Bermeo, sorprende en Washington con su habilidad para tejerlas.

También llama la atención el contraste entre innovación y modernidad que ofrecen la factoría marítima cultural Albaola, que muestra el proceso artesanal de fabricación de barcos a la antigua usanza, y el joven emprendedor Jon Lasa, que tras un proceso de investigación, fabrica traineras de fibra de carbono, lo que aumenta la eficiencia del modelo en el agua, según explica a quien se interesa.

En el acto de inauguración del festival, el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, en representación de las instituciones vascas presentes, ha destacado que se trata de «un día muy especial» para el País Vasco por la presencia de Euskadi «en el corazón» de EEUU.

Rementeria ha estado acompañado por los diputados generales de Álava y Gipuzkoa, Ramiro González y Markel Olano, respectivamente, y la consejera vasca de Competitividad, Arantxa Tapia.

Al festival también ha acudido una representación de los partidos vascos con presencia parlamentaria, conformada por Andoni Ortuzar (PNV), Javier De Andrés (PP) y Urko Aiarza (EH Bildu).

En el acto, el congresista demócrata de origen vasco John Garamendi ha destacado «la oportunidad» que representa el Folklife Festival para presentar «el nuevo País Vasco, el País Vasco del futuro».

Por su parte, Michael Atwood Mason, director del Smithsonian’s Center for Folklife and Cultural Heritage -organizador del evento-, ha animado a los asistentes a recoger el espíritu del festival, en el que participan 300 personas de Euskadi y de la diáspora.

La inauguración ha contado con la actuación del trikitilari Kepa Junkera, así como de músicos de California, la otra cultura representada en la presente edición del festival.

El acto de hoy estuvo precedido ayer de una recepción a los participantes y de un actuación en el National Museum of American Indian de la bailarina Lucía Lacarra, quien confesó sentir un «honor enorme» por «celebrar la cultura vasca» en la capital norteamericana.

También actuó el pianista Joaquón Achucarro, otro bilbaíno ayer protagonista en Washington, muchos años después de que su tío Nicolás Achucarro acudiera a la capital norteamericana a principios del siglo XX para organizar el departamento de anatomía neuropatológica el Queen Elisabeth Hospital, según rememoró el artista.


Compartir

2 Comentarios

  1. Un trozo de Euskadi lo llevamos con mucho orgullo CADA UN@ de nosotr@s allá donde vayamos, hablemos castellano, euskera o un dialecto marciano.

    Y sin tanta parafernalia.

  2. Y para evitar polémicas se van representantes de varios partidos políticos… ¿Cuánto nos va a costar AL RESTO de los vascos estas vacaciones pagadas de ALGUNOS?.

Dejar respuesta