Cinco quemaduras solares antes de los 20 años aumentan exponencialmente la posibilidad de desarrollar cáncer de piel melanoma, de ahí la necesidad de protegerse del sol desde la infancia.

Esta es la advertencia que ha lanzado este jueves la Asociación contra el cáncer de Álava que junto a los colegios de farmacéuticos y de ópticos-optometristas ha lanzado una campaña de prevención del cáncer de piel que este año se dirige principalmente a la población infantil.

Se desarrollarán distintas actividades para sensibilizar de la importancia de la fotoprotección entre los niños, que son más susceptibles que los adultos a las radiaciones ultravioletas que son acumulativas e irreversibles.

Han explicado que está comprobado que entre el 50 y el 80 % de la exposición solar que un individuos recibe a lo largo de toda la vida tiene lugar entre los 18 y 21 primeros años.

La asociación advierte de que las radiaciones ultravioleta juegan un papel importante en el desarrollo del envejecimiento prematuro, reacciones de fotosensiblidad, alergias y carcinomas cutáneos.

Además, muchos tratamientos farmacológicos producen fotosensibilidad.

Protegerse con ropa, gorros y gafas de sol homologadas y el uso de fotoprotectores son las recomendaciones que se difunden en esta campaña, en la que se hace hincapié en que el uso de crema nunca debe ser la única medida.

También se recuerda que si aparecen manchas o lunares asimétricas, que tienen bordes irregulares, que cambian de color o con diámetros de más de 6 milímetros, es importante acudir al médico. EFE



2 Comentarios

  1. Pues estamos buenos, en la infancia nos ponían crema de zanahoria a tutiplén y en algunos casos aceite que así te tostabas más.

Dejar respuesta