PSE pide adecuar los perfiles a la realidad sociolingüística de cada zona

El PSE-EE ha propuesto revisar la asignación de perfiles lingüísticos en las próximas ofertas públicas de empleo (OPE) del Gobierno Vasco para adaptarlos a la realidad sociolingüística de cada zona de Euskadi. Esto quiere decir que, por ejemplo en Álava, debe bajarse la exigencia puesto que es una de las zonas con menor utilización de la lengua, y así los alaveses tengan más opciones de acceder a un pesto de funcionario.

Según informa EFE, asimismo, plantea que se establezca un nuevo perfil que permita un conocimiento asimétrico de la expresión escrita y oral en euskera acorde a las exigencias comunicativas en cada puesto de trabajo.

Esta propuesta se recoge en una enmienda firmada por el parlamentario socialista Jon Azkue a una proposición no de ley para revisar la valoración del euskera en la OPE de Osakidetza.

En un comunicado, Azkue ha señalado que los perfiles lingüísticos deberían ser una «herramienta» para responder a las necesidades «reales» desde el «respeto a los derechos de los ciudadanos, a todos los derechos, y siempre tratando de conciliar al máximo esos derechos».

Ha defendido por ello que es preciso adecuar estos perfiles «a la cambiante realidad social», así como revisar su «eficacia y su repercusión» hasta el momento para detectar sus «logros» y corregir «sus disfunciones».

Entre estas «disfunciones», ha destacado que la exigencia del perfil «no ha supuesto un aumento correlativo en el uso del euskera, porque una cosa es tener el perfil y otra distinta es trabajar en las dos lenguas».

«Si lo que se quiere es garantizar el derecho de los ciudadanos a expresarse en cualquiera de las lenguas oficiales de la comunidad, hay que establecer un nuevo sistema de perfiles lingüísticos», ha reclamado.

Azkue ha dicho que si se revisan las necesidades comunicativas de cada puesto de trabajo el resultado serían «perfiles mixtos o asimétricos».


Compartir

2 Comentarios

  1. Una ley que impide que profesionales capacitados sean desplazados por no hablar euskera (cuando el 100 % de los ciudadanos puede comunicarse en castellano), de entrada resulta CAPRICHOSA, INJUSTA y DISCRIMINATORIA.

  2. No sirve de mucho que algunos políticos y sus partidos, cada uno por su lado y a destiempo, intenten minorar las consecuencias de una norma tan injusta para una gran parte de la población. O se unen y cogen el toro por los cuernos o los ciudadanos seguiremos pensando que en Euskadi hay ciudadanos de primera y segunda categoría.

Dejar respuesta