El vicelehendakari primero y consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, ha asegurado que la respuesta que el Gobierno Vasco está dando a los conflictos laborales en Euskadi es «multidimensional», a través de programas de apoyo, y no «policial» porque la Ertzaintza solo interviene en situaciones que pueden derivar en delitos.

Erkoreka ha respondido así al parlamentario de Elkarrekin Podemos-IU Iñigo Martínez, quien en el pleno de control ha cuestionado actuaciones de la Ertzaintza en determinados conflictos laborales como la huelga de la estiba o las protestas en Tubacex.

Martínez ha opinado que los agentes no pueden cargar contra trabajadores que se movilizan en defensa de sus puestos de trabajo en un contexto de «incertidumbre», «inseguridad» y «nerviosismo» y ha añadido que no se puede tolerar que la clase trabajadora reciba ese trato por parte de la Ertzaintza.

«Hay que proteger a los vulnerables, no a los poderosos. No hace falta más pelotas de goma, sino más protección y derechos para la clase trabajadora», ha asegurado Martínez.

Erkoreka ha indicado que desde enero se han comunicado más de 1.300 manifestaciones relacionadas con conflictos laborales en Euskadi y que en el 99,9 % de ellas la actuación de la Ertzaintza ha sido presencial, sin apenas intervención efectiva, para garantizar la seguridad pública.

Erkoreka ha apelado a Martínez a no hacer un planteamiento reduccionista, ha dicho que él también se siente cercano a quienes están en situaciones laborales difíciles y ha recordado que el Gobierno Vasco tienen «muchos programas» para tratar de mantener la actividad económica y los puestos de trabajo.

Así, ha añadido que la respuesta que el Gobierno Vasco está dando a las situaciones de emergencia social y económica no es policial sino «multidimensional» con «programas sostenidos por muchos departamentos» que movilizan numerosos recursos económicos.

Ha precisado que la Ertzaintza solo interviene cuando las conductas puedan derivar en «ilícitos» que contravienen el Código Penal o la normativa jurídico administrativa y «siempre» con «proporcionalidad».

Ha recordado además que esas intervenciones de la Ertzaintza deben respetar un código deontológico «muy exigente y avanzado» y que si se producen extralimitaciones existen investigaciones internas además de judiciales, por lo que hay mecanismos para corregir esas posibles desviaciones.

Erkoreka también ha sido interpelado en el pleno por la representante de Vox, Amaia Martínez, sobre el operativo de la Ertzaintza el pasado 23 de febrero durante las protestas de los trabajadores de Tubacex de Llodio y Amurrio.

Martínez ha opinado que el dispositivo fue insuficiente, que se mandaron pocos efectivos y en condiciones precarias, y que por ello los disturbios terminaron con una docena de agentes contusionados.

También ha acusado a Erkoreka de ser «tibio» en la defensa de la actuación de los agentes y ha asegurado que su «falta de apoyo» a la policía «da gasolina» a los movimientos antisistema.

El consejero de Seguridad ha respondido que no va a tolerar que afirme que no apoya a la Ertzaintza, algo que ha dicho ha hecho «de forma sistemática siempre que ha sido necesario».

Además ha asegurado que el dispositivo desplegado ese día fue adecuado, que no faltó previsión ni capacidad de reacción por parte de la Ertzaintza y que está en continua revisión hasta que finalice el conflicto en Tubacex. EFE



Dejar respuesta