23 de marzo de 2019: «Soy madre de un niño del colegio Luis Elejalde y solicitó que se tomen medidas urgentes en cuanto a las cagadas de las palomas en el patio de los niños pequeños (poniendo pinchos en las vigas) y q se reparen las protecciones de las columnas».

25 de agosto de 2021: «Desde el Ayuntamiento de Vitoria le comunicamos que se están tomando medidas para prevenir la presencia de palomas. Regularmente se limpian estas defecaciones en el marco de la limpieza regular del centro y de limpiezas especiales».

Esta es la agilidad del Consistorio vitoriano. 29 meses después ha respondido a una queja ciudadana en el Buzón Municipal (pruebas al final). No merece más comentarios, sobre todo cuando hay salubridad de niños por medio.


Compartir

Dejar respuesta