Los 20 problemas psicológicos de los jóvenes vitorianos

Un juzgado de Vitoria ha anulado la exclusión de una exmilitar, con formación como auxiliar de clínica, del proceso de acceso a la Ertzaintza, del que se vio apeada en la entrevista personal (última fase del proceso selectivo), tras haber superado las cuatro anteriores con «calificaciones muy altas».

Según recoge la sentencia del caso, a la que ha tenido acceso EFE, la mujer, que aspiraba a una plaza de «agente básico», logró 12,5 puntos en la entrevista debido a una «insuficiente adecuación» en el apartado de «estabilidad emocional», cuando para superarla debería haber conseguido 15 puntos.

Una calificación que, como detalla la resolución, obtuvo tras ser sometida a «preguntas sumamente cuestionables» durante la entrevista, sin que existiera una «motivación real y suficiente» que justificara el «suspenso» tras «todo un proceso selectivo brillante».

El escrito judicial precisa que la alumna, de 35 años, fue preguntada, entre otros aspectos, sobre si no pensaba que era «demasiado vieja» para presentarse a ertzaina y si era «de las que, cuando había que salir de maniobras, los compañeros estaban esperando a que se pusiera bien los cordones de las botas», en alusión a su paso por la infantería ligera de las Fuerzas Armadas.

El escrito judicial destaca además el «elevado» número de cuestiones, hasta 29, que se le formularon «sobre su trabajo en el Ejército español», mientras el entrevistador le aseguraba que aquello era «privado» y que «no iba a salir» de allí.

Llorar al final de una entrevista de trabajo

Seguidamente, la aspirante fue rechazada por «insuficiente adecuación» y «cuestiones relacionadas con factores de inestabilidad personal, tensión en sus reacciones, nerviosismo, falta de control personal, falta de control de la situación y lloros» durante la entrevista.

Sin embargo, la sentencia considera ahora que, «en ningún caso, llorar a final de una dura entrevista, con preguntas sumamente incisivas, puede suponer una motivación suficiente para un suspenso, sino todo lo contrario, pues considerarlo así, roza un posible sesgo sexista totalmente proscrito por toda la normativa sobre igualdad entre hombres y mujeres».

En cuanto a la «competencia de afrontamiento y resolución de problemas sobre incidentes críticos», el escrito judicial resalta un episodio en el que la aspirante a ertzaina intervino cuando era militar «sin estar de servicio» para socorrer a una víctima de una agresión con arma blanca, taponando la herida con una prenda de vestir hasta la llegada de una ambulancia.

Por todo ello, concluye que en el proceso selectivo «no existió proporcionalidad entre las distintas calificaciones obtenidas» hasta el momento de la entrevista personal y el resultado de esta última prueba, de lo que «se deriva una insuficiente motivación del suspenso».

«La estabilidad emocional -recalca la sentencia- no puede ser un factor tan determinante que justifique el suspenso en una oposición tras la realización exitosa de cuatro ejercicios anteriores y la superación de otros factores ligados a la idoneidad competencial y conductual al puesto, tales como la ‘responsabilidad y disciplina’ calificado con un 25, el ‘afrontamiento y resolución de problemas’, otro 25, la ‘asertividad’ otro 25, y la ‘iniciativa y persistencia’, otro 25″.

Por este motivo, el juzgado reconoce a la aspirante su derecho a ser nombrada agente «en prácticas» y condena a la Administración a abonar las costas del proceso legal hasta un máximo de mil euros «por todos los conceptos».

Tras conocer esta resolución el Sindicato Profesional de la Ertzaintza (SIPE) ha recordado, en una nota difundida en Twitter, que «con motivo de la pandemia se ha visto que el Gobierno Vasco, a pesar de la complicada situación que hemos sufrido no ha aceptado la ayuda del Ejército», al tiempo que se ha preguntado si «con estos antecedentes alguien duda del verdadero motivo de la exclusión» de la aspirante a ertzaina del proceso selectivo.

¿Hordas proetarras?

«Sectarismo a raudales por los andurriales de los responsables del Gobierno Vasco. ¿Si la alumna suspendida en Arkaute hubiera ‘prestado servicios’ en las hordas proetarras en lugar de en el Ejército habría ocurrido lo mismo?» se interroga el sindicato en su tuit. EFE



15 Comentarios

  1. Menos mal que hay un sindicato (SIPE) que saca la cara por alguien que descaradamente ha sido discriminado y sentenciado antes de la discutible entrevista final. Me pregunto si acostumbran en determinados organismos públicos a cargarse de forma similar y tan poco objetiva a los buenos candidatos que por el motivo que sea no les gustan en el partido.

    ¿Van a tardar mucho en adherirse a la sentencia el resto de sindicatos, las feministas, el defensor de …?

    • Sipe era el sindicato aquel que apoyo y rió las gracias de aquella cuadrilla de blusas que sacó carteles dudando de las políticas contra la violencia contra las mujeres y luego se la tuvieron que envainar muy rapido muy rapido?

      • Que pasa, que poner en duda una política fallida es un delito?
        Acaso no existen denuncias falsas? El testimonio falso es un delito, por si no lo sabias y la pancarta así lo recalcaba.

        Por cierto, has saltado como un muelle por el supuesto apoyo de un sindicato a unas pancartas(para ti machistas) y ante un caso de hostigamiento a una mujer en una entrevista de trabajo, sales al paso diciendo que es una llorica.
        Muy coherente todo, si en lugar de ser ex militar hubiese sido ex okupa, veríamos titulares a todo color en todos los medios.

        Aunque el gudari se vista de seda, Sabino se queda.

        Iustitia et Libertas!

  2. Se creen estos entrevistadores tan memos (por no escribir calificativos más fuertes) que no hay
    forma de hacerles llorar desconsoladamente si un profesional serio se propone hacerlo. Si quieren probamos y luego que nos cuenten públicamente el resultado.

  3. Todos estos paniaguados que parasitan alrededor del pesebre público vasco se les ponen los pelos como escarpias cuando tienen delante algo que huela a Ejército Español. Sectarios llenos de prejuicios y escasos de inteligencia que están matando con su torpe proceder todo aquello que creen defender.

  4. Pues yo creo, que un policía tiene que tener un «resistencia» mental superior al resto, si cada vez que le insultan en una manifa o un delincuente le intenta agredir o le llama de todo menos guapo, se pone a llorar, tenemos un problema, lo normal es que el entrevistador sea un borde y a los gordos se meterá con su tripa, a los que tienen gafas con sus gafas y a los que son muy jóvenes con que son jóvenes, tienen que tirar de lo que sea para ver su fuerza mental. Y esta es «mayor» y con pasado en el ejercito, y como eso lo sabe el entrevistador le ataca por ahí. Lo veo perfectamente lógico, con los bomberos y con el ejercito deberían hacer lo mismo. En estos trabajos, el índice de suicidio es mayor que en el resto de trabajos, hay que buscar gente con una fuerza mental mayor a la media.
    Simplemente, por sacar de la sala de entrevistas, de que han hablado, esta señora ya no tiene sitio en la Ertzantza. A dar pena a otro lado.

  5. Tié toa la pinta que la «exmilitar» va a ser charaina en un plis-plas. Que laerchaincha esta llena de exmilicos. Que cobran un pastón por poner multas de trafico sin despeinarse (y sin el glamour de los guardiles).

Dejar respuesta