El desastre organizativo del Ayuntamiento no tiene límite. Cosa que tocan, cosa que rompen.

Ahora le toca el turno a las luces de Navidad. Hay muchas protestas por arcos y luces apagadas por la noche cuando debieran estar funcionando.

Pero el colmo es verlas encendidas durante el día. Es el caso de la mañana del jueves. El ejemplo, en la calle Gorbea.

Ayer, los comerciantes de la calle aseguraban que «la calle Gorbea, da la campanada y se convierte en la calle más iluminada de Vitoria». Y tienen razón. La más y a todas horas.

«Coincidiendo con la celebración de su 30 aniversario, ha querido dinamizar la vida comercial de la zona, y ha complementado la iluminación diseñada por el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, colocando decoración luminosa en su más de medio centenar de árboles de la zona»

Eso sí, hay un pobre árbol que se ha quedado huérfano y sin luces. 



Dejar respuesta