El Gabinete Urtaran ha concedido la licencia para que la nueva Mezquita de Vitoria que quiere instalarse en Zabalgana pueda comenzar las obras que le permitirán llegar al barrio vitoriano.

La llegada de esta Mezquita ha generado gran controversia en la ciudad con los detractores. Además, hace unos días la lonja que ocupará en ese barrio apareció con pintadas y sangre de cerdo.

Ha llegado la confirmación de la licencia, según publica el Correo, que cita fuentes del Ayuntamiento de la capital alavesa.

Declaraciones de sacerdotes alaveses

Un grupo de 21 sacerdotes de la Diócesis de Vitoria ha considerado que el «injustificable» ataque al local donde está previsto ubicar una mezquita es «un atentado directo contra los derechos humanos y la libertad religiosa», informa EFE.

La semana pasada este local del barrio de Zabalgana, actualmente deshabitado, apareció con la fachada y paredes internas pintadas al parecer con sangre de cerdo y con trozos de carne, una careta de cerdo y otras piezas en su interior.

Hoy 21 sacerdotes alaveses de Vitoria han mostrado su solidaridad con sus «hermanos musulmanes» y han defendido «su pleno derecho a la expresión de sus convicciones religiosas en lugares de culto tramitados legalmente».

Los religiosos han rechazado «las incalificables agresiones» a la futura mezquita, han advertido de que este tipo de actuaciones «en absoluto recogen el espíritu de Jesús» y han animado a la ciudadanía a mostrar su solidaridad con la comunidad musulmana y su compromiso con «la defensa de la libertad, de la justicia y derechos humanos sin diferencias de credos y religiones».

En un comunicado recuerdan que en el Concilio Vaticano II la Iglesia expresó «su aprecio a los musulmanes que adoran al único Dios-Alá», con quienes los católicos «comparten la fe y confianza en la justicia y misericordia divinas».

«Compartimos con nuestros hermanos musulmanes, así como con otras religiones, el patrimonio común de valores radicales que constituyen la base de una ética mundial y abogamos por la convivencia pacífica entre todas las religiones», sostienen los sacerdotes.

En su comunicado los religiosos alaveses se refieren también a los atentados de hoy en Bruselas y rechazan «esta violencia y todas las acciones terroristas, así como toda las conculcaciones de derechos humanos».


Compartir

2 Comentarios

  1. He escuchado a una española que lleva 20 años trabajando en Bruselas como trabajadora social en estos barrios donde han crecido, vivido y refugiado los terroristas causantes de los atentadosde París y Bruselas. Durante estos años ha sido testigo de su evolución hasta el momento.
    Algunos pensarán que Euskadi es diferente, pero aquí van una serie datos que pueden sonarnos:
    1. Las ayudas sociales han contribuido a que formaran guetos, no se relacionaran con el resto, a no tener necesidad de hacerlo, a hacer la vida en la calle y a sentir insatisfacción de la que culpabilizan a los demás.
    2. El buenismo y la tolerancia de las autoridades
    3. La proliferación de mezquitas: 21 en la actualidad
    4. La falta de control de éstas por parte de la policía
    5. La radicalización en su forma de vestir: vuelta al uso del pañuelo…
    Si a esto se añade que dentro de 15 años los musulmanes van a ser el 50% del total de la población de Bruselas, no es difícil predecir el futuro.

  2. Frente a los discursos racistas de algunos, algun@s ciudadan@s de Gasteiz queremos decir:
    1.- Las ayudas sociales las cobran mayoritariamente vecin@s nacidos en Gasteiz; así que es mentira que l@s gasteiztarras nacidos fuera cobran más ayudas sociales.
    2.- La inmigración es positiva porque aporta mano de obra a una sociedad cada vez más envejecida. Es imposible querer cerrarse en unn pueblo, con la boina enroscada, sin darse cuenta que vestimos ropa echa con mano de obra esclava en Asia, comemos verduras de Africa y nos calentamos con el gas de Argelia.
    3.- Desde luego mezquitas hay muchas (demasiadas para el gusto de un ateo como yo). Pero nunca me opondré a la libertad de culto. Así lo afirmaron ayer numerosos curas alaveses, pidiendo respeto a los derechos humanos. De todas formas, lo que sí considero que sobran son los 380 millones de euros anuales que se llevan los colegios conceertados católicos e ikastolas.
    4.- «Regalo miedo, vendo seguridad». No necesitamos más seguridad; y ahemos visto para qué ha servido en Bruselas tanto ejercito por la calles. La política tiene que ser inserción escolar y laboral y fomento de la convivencia.
    5.- Todavía no he visto a nadie pedir a las monjas que se quiten los pañuelos. Cada uno que vista como quiera.
    En Gasteiz en 1950 había una población de cerca de 50.000 personas. En 25 años se quituplicó su población con personas venidas de numeorsos lugares de España e incluso provincias limítrofes vascas. Entonces existió racismo. Ahora también. Luchemos entre tod@s contra esta lacra!!!

Dejar respuesta