El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha vuelto a defender la implantación del pasaporte covid en Euskadi tras advertir de que «no vacunarse (contra la covid) tiene consecuencias» y las personas que rechacen hacerlo «deben entender que la sociedad debe protegerse del riesgo que supone su decisión».

Urkullu ha respondido de este modo a una pregunta planteada en el pleno de control del Parlamento Vasco por la representante de Vox, Amaia Martínez, quien le ha acusado de «señalar» a la hostelería con su pretensión de implantar el certificado covid para acceder a determinados locales y querer con ello que sus empleados se conviertan en «vigilantes covid a tiempo completo».

«Si pretende que la vacunación sea obligatoria dígalo. No es de recibo que la imponga por la puerta de atrás discriminando a quienes han ejercido su derecho a no vacunarse», ha defendido la parlamentaria de Vox.

Urkullu ha subrayado que el pasaporte covid «se exige en medio mundo» y ha vuelto a reclamar su obligatoriedad sobre la que ahora debe decidir el Tribunal Supremo, después de lamentar que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco no lo autorizase debido al karaoke, sobre el que alegó que exigir dicho certificado en ese ámbito vulneraba el derecho a la creación artística.

«No vacunarse tiene consecuencias. Una persona no vacunada puede contagiar a los demás y tiene cinco veces más de probabilidades de ser hospitalizado. El certificado refuerza la vacunación. Quien no se vacuna ha de entender de que la sociedad debe protegerse del riesgo que supone su decisión», ha planteado.

El lehendakari ha vaticinado que pronto «no se podrá viajar a ningún lado sin el pasaporte covid» y ha reiterado que inocularse las dosis para prevenir la infección es «la medida más eficaz para salvar vidas, proteger la salud propia y la de los demás».

Además, ha apuntado que el pasaporte covid es una medida «adecuada, oportuna y proporcionada» que, además, «no supone limitación alguna» de derechos fundamentales.

El lehendakari también ha contestado este jueves a otra cuestión formulada por la portavoz de Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi, quien le ha preguntado por las medidas que se adoptarán para garantizar que la sanidad pública vasca «siga teniendo la calidad que algún momento tuvo y que ofrecen sus trabajadores».

Urkullu ha explicado que Osakidetza aplica las medidas previstas en los planes de contigencia de las UCI, en un momento de ascenso de los contagios por coronavirus y de la presión hospitalaria, ha dejado claro que «las cifras son altas y se debe actuar para que no aumenten», y ha opinado que «se ha demostrado que Salud y Osakidetza tiene capacidad organizativa y profesional para hacer frente a situaciones de mayor presión».

Como ejemplo, ha explicado que Euskadi se encuentra en el primero de los escenarios UCI de los cinco contemplados en este plan de contingencias en un momento en el que la incidencia acumulada en catorce días no ha parado de subir desde el 12 de octubre, pero con una afección menor en los hospitales que en olas anteriores.

«Las personas ingresadas ahora son 179 cuando se han llegado a tener 550 y en las UCI hay 36 cuando hemos tenido casi 200», ha detallado.

No obstante, ha emplazado a no relajarse, al tiempo que ha indicado que Osakidetza ya está adoptando decisiones que pasan por «duplicar los equipos de rastreo, incrementar los puntos para citas diagnósticas, refoforzar los medios para la realización de test y ampliar los equipos de vacunación» .

«Tenemos recursos porque la salud pública es nuestra prioridad pero necesitamos más que eso. Necesitamos el compromiso individual de cada persona para utilizar siempre la mascarilla, para evitar aglomeraciones, mantener la distancia y decir sí a la vacuna», ha concluido. EFE


Compartir

5 Comentarios

  1. O sea, si introducen en mi cuerpo -en contra de mi voluntad- cualquier tipo de órgano sexual o aparato, es una violación penada por la ley; si no me dejo introducir una sospechosa vacuna, el que viola la ley soy yo. Esto es muy raro, señores.

  2. Y cada vez que salga una cepa nueva como la sudafricana; que parece esquivar las vacunas, a meterse otra vacuna? A inocularse más cosas cosas extrañas? Yo paso.

  3. Que si con el 70%, que si la inmunidad de rebaño… Todo mentira. Se ha vacunado el 90% y dicen ahora que no es suficiente.
    Ya verás tú cuando algunos no acepten la tercera dosis. Va a ocurrir lo mismo: van a marginar a los vacunados con dos dosis.
    En definitiva: control absoluto y sometimiento social.
    Mucha gente señor Urkullu no se inocula por salud. Lo pilla?

  4. Estoy de acuerdo en que la vacunación es un modo de control social, segregador, sobre todo para diferenciar seres racionales de supuestos librepensadores que leen en foros magufos y repiten tonterías sin sentido que ni siquiera entienden a la menor oportunidad.
    Es un tipo de persona que en general no destacaría pero que se ve fortalecida por haber creído descubrir un grial en dichos foros y por compartir su «sabiduría» con otros crédulos con similares faltas de raciocinio, entendimiento y sentido crítico.
    No es algo nuevo. Por eso han existido beatos, visionarios, creyentes en fenómenos paranormales, fantasmas, ovnis, espíritus, energías, etc etc. La gran diferencia con aquellos es que ahora todos esos fenómenos ya no se dan porque todos tenemos una cámara en el bolsillo y una unidad de espionaje de la que nadie parece sentirse incómodo, 1000 veces más intrusivo que un papel con un código QR. Se han sustituido las apariciones marianas y de marcianos por conspiraciones ocultas, difíciles de demostrar pero que un grupo de iluminados conoce porque lo han leído en unos oscuros foros de la red…
    Básicamente son los mismos iluminados que no saben hacer la O el culo con una taza utilizando mal una tecnología que en vez de llenarles de conocimiento científico y empírico, la usan para leer y difundir chorradas.

Dejar respuesta