Estamos en puertas de una huelga en el museo Artium de Vitoria. Una instalación que nunca ha terminado de convencer en la ciudad.

Nos escribe un lector para exponer cinco motivos, según él, proponiendo el cierre de la instalación cultural.

Que lo cierren y nos evitamos:

-Tener un edificio abierto con el gasto que supone.

–Hacer exposiciones que nadie ve.

–Políticos gorrones en los saraos y canapés.

–El agravio comparativo con otros centros vascos de arte.

–Que el Gobierno Vasco nos de la mísera limosna para compras.


Compartir

9 Comentarios

    • Eso es un chiringuito para que algunos vivan pero que muy bien a costa del erario público y otros vivan muy mal pagados por las contratas

  1. El Artium no gusta porque los de Vitoria pensaban que el Artium iba a ser tan llamativo como el Guggeheim de Bilbao. Y no va a gustar el nuevo Mendizorroza porque los aficionados creen que va a se otro nuevo campo como el de San Mamés, y no lo va a ser.

    • Dios no quiera que el nuevo Mendizorroza se parezca a San Mamés, solo nos faltaba vivir en una ciudad idiotizada con el fútbol como está Bilbao.

  2. El museo es cierto que no tiene gancho. Yo con mi familia suelo visitar dos veces al año. Hay veces que parece que el personal del museo es parte de la película de Mr. Belén. Te siguen por las estancias como si fueses a robar una mal llamada obra de arte. Este verano estuve en Málaga, en el museo Pompidou. O algo por el estilo. Y es muy parecido al artium

  3. Menudo bodrio. Eso ni es museo ni es na.

    Tendría que ser posible reunir y pedir la devolución de lo derrochado a los iluminados que lo hicieron posible malgastando nuestro dinero.

  4. Al Artium no le pasa nada es un sitio estupendo.
    No hay que derribarlo ni cerrarlo.
    El problema está en la gestión,
    Ya que estamos en un punto de comparación con el Guggenheim, en Bilbao lo utilizan como Museo de Arte Contemporáneo pero a la vez ofrecen exposiciones para el interés del público en general no tan cultivado en artes modernas, de ahí su éxito, sino de que iba a entrar tanta gente a ver tanta porquería pinchada en un palo?
    En Vitoria tenemos interés por las exposiciones y lo demuestran las colas que se suelen formar en las exposiciones que montan la Fundación Caja Vital en la Plaza de los Fueros por ejemplo.
    Aquí somos más puristas y utilizamos todo el museo para el arte contemporáneo que solo le interesa a una minoría.
    Deberían reservar alguna sala para hacer exposiciones aunque sean de setas, y así se amortiza la inversión como han hecho en Bilbao, a la vez que se aumenta el prestigio y la fama, y no se perjudicaría para nada su principal función de museo de arte, o como quieran llamar a las castañas que suelen tener expuestas, que no hay quien las entienda.

Dejar respuesta