EFE).-Una operación conjunta de Policía Foral, Ertzaintza, Policía Nacional y Guardia Civil, dirigida por el Juzgado de Instrucción número 5 de Pamplona, ha permitido desarticular un grupo criminal dedicado a asaltar empresas en el norte del país por el procedimiento del butrón (foto de ejemplo, ajena a la información).

En la Operación Romina-Roca-Gastadores-Salto han sido detenidas 6 personas acusadas de la comisión de 56 robos y una séptima ha quedado imputada, todas ellas de origen serbio pero con residencia en Kosovo, y que en España se asentaban en la localidad madrileña de Leganés.

Según la información ofrecida por la delegación del Gobierno en Navarra, el valor de lo robado asciende a unos 100.000 euros y hasta un millón suponen los daños causados en las empresas.

Los robos que se les atribuyen se cometieron 46 en Navarra, 4 en Asturias (dos en Gijón, uno en Lada y otro en Langreo), 2 en Vitoria, 2 en Santander, uno en Bizkaia (Orozko) y uno en Zaragoza capital.

Las investigaciones permitieron comprobar que se trataba de un grupo itinerante que se desplazaba a España con el único propósito de llevar a cabo los robos en determinados núcleos urbanos en poco tiempo y una vez cometidos se trasladaban a otro lugar.

El grupo actuaba entre febrero y abril, y noviembre y diciembre, para regresar después de estos periodos a Kosovo donde invertían en bienes muebles e inmuebles.

Para llevar a cabo los robos primero fijaban y estudiaban el objetivo, luego se distribuían las tareas a realizar y una vez en el lugar inutilizaban los sistemas de seguridad y realizaban el butrón para acceder al interior, en ocasiones varios para robar empresas colindantes.

En el operativo empleaban identidades falsas, inhibidores de frecuencia y varios vehículos, entre ellos un coche “lanzadera” y otro con el que se movían durante el robo y en la huida.

Tras conocer que se iban a desplazar desde Leganés hasta Cantabria para vigilar nuevos objetivos, se decidió implementar un dispositivo de vigilancia y seguimiento con agentes tanto de paisano como uniformados que tras sucesivos seguimientos para observar sus movimientos decidió interceptar los vehículos en las inmediaciones de Torrelavega.

Un vez detenidos los sospechosos, a los que se intervinieron casi 4.000 euros en efectivo y herramientas para los robos, como radiales, martillos percutores, radio-teléfonos, cuerdas o guantes, se llevaron a cabo cinco registros domiciliarios, dos en Madrid y tres en Leganés.

Ahora las investigaciones continúan para esclarecer 46 robos cometidos en el País Vasco en los que se presume la participación de estas mismas personas. EFE


Compartir

2 Comentarios

  1. Pues nada, nuestros responsables políticos de vacaciones, la policía trabajando a destajo para atrapar a los cuatreros y viendo cómo salen por otra puerta con penas irrisorias (y eso si los cogen) y quienes deben adecuar las ridículas penas de las actuales leyes para frenarlo…….. tirándose los trastos a la cabeza y discutiendo por auténticas chorradas.

    Luego algunos se extrañarán del aumento de la delincuencia en nuestra tranquila Euskad iy otros le quitarán como siempre hierro al asunto porque como todavía no hemos llegado a los niveles del Bronx………… tranquilos.

Dejar respuesta