La calidad de la iluminación en Vitoria deja mucho que desear hace tiempo. Cada vez son más las zonas oscuras y mal iluminadas, generando una sensación de inseguridad.

Además, con el cierre de bares que daban luminosidad a las calles, las vergüenzas en la ciudad en este capítulo se notan mucho más. La hostelería está cerrada y tiene su repercusión ahora que la luz natural se va antes.

Lo has podido ver en cualquier barrio de la ciudad. Lógicamente se notan más las carencias habituales y las farolas apagadas que no se terminan de arreglar.

La fotografía de un ciudadano en el Buzón Municipal refleja la realidad de un sitio. Es la calle Fueros y en el primer tramo es lo que hay. Aunque al fondo, las cosas van mejor. Será porque es la zona privilegiada. La pegada al Casco Viejo no.


Compartir

8 Comentarios

  1. Ese abandono es progresivo según te acercas al Casco Viejo. Las luces que hay en el suelo de todo de las entradas a las calles llevan AÑOS fundidas…. bueno, menos las de la Virgen Blanca… casualidad, supongo.

  2. Si hay mucha iluminación no estoy de acuerdo, si hay poca tampoco, que fácil os manipula está gente jajaja. La iluminación de Gasteiz está muy bien.

Dejar respuesta